Cómo saber si el bebé es niño o niña

Señora quiere llevarse a uno de mis perros porque tengo tres y su hija no tiene uno.

2020.10.19 06:52 SolHyee Señora quiere llevarse a uno de mis perros porque tengo tres y su hija no tiene uno.

Hola, esta historia sucedió antes de la pandemia, desde siempre he sido amante de los animales, me encantan, ahora bien, tengo tres perros de diferentes razas y los paseo regularmente por cierta zona, mi madre no es fanática de los animales y mi padre simplemente está demasiado ocupado para pasearlos conmigo, así que salgo sola con ellos, algunas veces voy con todos juntos y otras veces simplemente paseo a uno diferente cada día.
Ahora bien, tengo una husky, una mestiza de cocker con Collie y una pincher, la que más trae atención es la husky, pero está es la más tímida y en general no le gusta que la gente extraña se le acerque sin embargo es amistosa, la cocker mestiza es simplemente una bola de amor e hiperactividad andante y la pincher que es la más viejita, ella es una amargada con todos excepción de mi, posesiva, protectora y no actúa de acuerdo a su tamaño, sin embargo mientras yo esté presente ella sabe comportarse y no actuar de manera agresiva. (perdón por la larga introducción)
Era un día simple como cualquier otro y estoy paseando a la husky, estoy acostumbrada a que pasear perros es igual a atraer gente, sobretodo niños, lo cuál me da igual a pesar de que soy bastante introvertida y no me gusta la atención, mientras te compartes y trates bien a mis perros, eres libre de jugar con ellos todo lo que quieras. Todo bien hasta que de repente llega esta niña que simplemente va y trata de quitarme la correa de mi perra, sin aviso, sin preguntar, nada, sólo fué directo a ello, lo que obviamente asustó al perro que de inmediato retrocedió al igual que yo.
Me calmo, y trato de procesar lo que había pasado, miro a la niña (que no debería tener más de 9), luego miro a mi perra que está tratando de escabullirse entre mis piernas y regreso a mirar a la niña.
Yo con mi mejor sonrisa le digo : Hola, ¿por qué trataste de tomar la correa de mi perro?, eso es peligroso, un perro que no conoces podría morderte si lo asustas de esa manera.
La niña voltea los ojos y me responde: Es mi perro, mi propio perro no va a morderme.
En este punto sentí que mi cerebro echando humo tratando de procesar las palabras de esta niña, miré a todos lados estúpidamente tratando de averiguar si había otro perro parecido al mío y la niña simplemente se había equivocado de persona y todo esto no era más que una tonta confusión, JA!.
Dios, lo que me esperaba.
Niña: Bueno, dame a mi perro ahora. (Yo todavía seguía en silencio).
Cuando me asegure de que no había ningún otro perro en la zona, fué que dediqué mi atención a ella nuevamente, está tenía una expresión que sólo había visto hacerla el trío de populares en mean girls.
Yo: (Respiro profundamente tratando de creer que sólo es una confusión) Bueno, creo que te equivocas, es mi perro.
Niña: ¡NO! Es mío, quiero un perro y tú tienes varios, yo quiere este.
Oh dios, al fin comprendí, era una mocosa malcriada de la que "si lo veo y me gusta, automáticamente es mío", no pude evitar dejar escapar una risita que no me hizo mucha gracia a mini Karen/niña con derecho, pero bueno era una niña, tampoco iba a iniciar una discusión con ella supuse que me había visto pasear con los otros perros porque sabía que tenía más, volvió a tratar de tomar la correo de mi perra que en este puso se estaba agitando mucho, la detuve con la mano y simplemente seguí de largo.
La niña me grito un par de cosas insultantes pero la ignoré y seguí, pensé que ese era el fin del asunto, pero no, el drama continuaría un lunes de la semana siguiente.
Voy a mi lugar habitual esta vez para pasear a mis tres perros, la cocker lleva correa al igual que la husky pero la pincher no, ella me sigue, no se separa de mi (no la entrené para hacer esto, ella simplemente es así), todo tranquilo, sólo hay paz y es un día hermoso, hasta que la voz chillona de mini Karen manda todo al carajo y se que esta salida será el infierno.
Niña: Mamá, ahí está ella, la que no me quiso dar mi perro.
Aquí hace aparición muestra endiablada villana, una mujer con cara de orco que tenía pinta de ser una Karen de nivel 999 y de haber comido tres bebés para desayunar, entonces habla, con una voz increíblemente gruesa.
Karen: ¡TÚ!(grita) Maldita mocosa, como te atreves a quitarle su perro a mi hija.
No me da tiempo a procesar la situación cuando ella ya está frente a mi gruñendo, con la cara roja, mientras su mocosa sonríe de oreja o oreja con esa expresión de "ya valiste vr*g".
Yo (tratando de ser lo más amable y racional posible) Buenos días señora, disculpe, pero no tengo ningún perro que pertenezca a su hija.
Karen: TIENES TRES PERROS (grita, como si eso fuera algo del otro mundo), Son demasiados y eres una mal*ita egoísta por no darle uno a mi pequeña bebé.
Yo: Disculpe, pero, ¿por qué tendría que darle uno a ella?.
Karen: ¿Eres retradada?, tienes tres, TRES, perros, y eres sólo una mocosa.
Yo: Sigo sin entender el problema, tengo tres perros, si, ¿y?.
Yo:No veo porque eso tenga algo que ver con su hija o con usted, ahora si me disculpa.
Tranquilamente traté de dejar todo hasta ahí pero la loca Karen tenía que seguir j*diendo, me tomó del brazo y me hizo girarme, en ese momento la niña trató de alcanzar la correa de uno de mis perros a lo que la detuve y justo después empujé levemente a su madre para que me soltara (soy delagada y más baja que ella pero paseo a tres perros, dos de ellos con una fuerza suficiente como para arrastrar a mi papá, un hombre alto de 120 kilos, así que no soy exactamente débil). Enseguida el drama se intensifica, la mujer grita armando un escándalo.
Karen: ¡¡ME ESTÁS AGREDIENDO!!, AYUDAAA, UNA LADRONA ME AGREDIÓ Y TRATA DE LLEVARSE AL PERRO DE MI HIJA.
Para esto punto la situación era ridícula, yo la veía a ella con una expresión en blanco, mientras graznaba estupideces al azar, mis perros a este punto estaban nerviosos y agitados, mi husky se trataba de esconder entre mis piernas, la cocker caminaba de aquí allá y la pincher estaba sentada a mi lado mirándome (la única relativamente tranquila).
Yo: Señora, por favor pare, se está avergonzando (la gente miraba pero seguía de largo, todos con una expresión de confusión y otros se reían).
Karen: La que debe parar eres tú, mocosa, tienes tres perros (y dale con los tres perros), tus padres deben estar hartos de mantenerlos, mi hija merece uno, mi ángel puede elegir al que le guste, tú no puedes mantenerlos, así que dame uno antes de que te demande por neglicencia.
Niña: Me gusta este mami, quiero esa, la negra (dice señalando a la cocker, al parecer ahora le gustaba más ella)
La mujer con dos c*jones todavía va y trata de ir por la correa de la perra que señaló su hija, yo por supuesto lo impido y esta lunática vuelve a gritarme, enloquecida, tratando de arrancarme ambas correas a la vez y en eso llega un policía.
El policía nos ve a ambos y entonces hace la típica pregunta.
P: ¿Qué está pasando aquí?
Yo (hablando inconscientemente): la verdad eso también me gustaría saber.
El policía me mira confundido y Karen, que podría haber aprovechado para irse, dejar las cosas así, no, va y le grita al policía sobre como le robé a su perro a su hija, que había robado los otros también y que estaba amenazando con perseguir a hija y secuestrarla (Señora, la dr*ga que se metió estaba bien fuerte)
Dios debería darle un oscar por tremenda trama que se inventó en menos de 10 segundos.
Bueno, ella termina de contarle la historia al policía en la que sólo le faltó decir que yo era una asesina serial que mató a su marido y ahora iba por ella.
P: ¿Es eso cierto señorita?.
Yo:N- (Karen me interrumpe)
Karen: ¡SI!, ahora llevársela presa (chilla), cariño agarra a tú perro.
La niña con una sonrisa victoriosa corre para quitarme la correa a lo que me las llevo los más alto que puedo (son largas así que esto no le provocaría problemas a los perros), está chilla y grita.
Karen: ¡DALE EL PERR- (está vez la interrumpo yo antes de que termine su grito)
Yo (ya irritada): Silencio señora, me tiene cansada de sus gritos y drama constante, la cantidad de perros que tenga no le da derecho a exigirme que le de uno, niña, basta de una vez, si tanto quieres un perro, adopta uno o que tú mamá te lo compre, hay muchos refugios con perros adorables que esperan un hogar (bien, admito que esto me salió con la voz más fuerte y firme de lo que esperaba, eso paralizó por un segundo a Karen y molestó terriblemente a la niña que empezó a lloriquear).
Yo: Señor oficial, estos son mis tres perros, los tengo desde bebés, está señora miente, me está acosando desde hace rato para que le de a uno de mis perros, tanto ella como su hija tratan de llevarse a la fuerza a uno de ellos.
Karen: ¡No es cierto!, yo le compré este perro a mi hija (ella simplemente apuntó a mi dirección, sin señalar en concreto a ninguno) Ella miente, mirela se nota que es sólo una mocosa malcriada que no puede mantener a esos animales.
Yo: Mire, trabajo bastante duro para mantener a mis perros, así que deje su película.
El policía suspira.
P: Señora, ¿cuál es su supuesto perro?, ¿cómo se llama?, ¿cuál es su raza?.
En este punto el orco Karen se puso pálida por unos segundos antes de responder, probablemente lo primero que se le vino a la cabeza.
Karen: Es la raza pequeña, negra, dile al oficial como se llama tú perro cariño (dijo mirando a su hija, la niña obviamente lo pensó antes de responder).
Esto fué probablemente algo astuto en su mente porque tenía dos que claramente eran pequeñas y negra (la pincher es en su mayoría de ese color)
Niña: ¡Princesa!
P: (Para este punto este pobre señor notó que claramente esta señora ni tenía ni idea de perros) Bueno, ahora usted señorita, dígame, nombre, raza.
Yo: (Sonriente), Husky, Alabama, Cocker mestiza Clover, Pincher Sam.
P:Bien señora, usted me va a acompañar por intento de robo y acoso contra la señorita que espero desee presentar cargos por hacerla perder tiempo con sus chillidos de loca.
Oh si, el policía le dijo eso, señor si lee esto, usted es mi ídolo.
Para este punto Karen estaba más roja que un tómate y en lo que debía haber sido su última neurona tratando de hacer un plan, gritó como un guerrero espartano antes de "atacar".
La señora loca trató de tomar a mi Sam (la pincher y la única sin correa) en un pobre y desesperado intento de llevarse alguno de mis perros, el policía enseguida se puso en guardia pero yo lo detuve negando con la cabeza.
Todo pasó en cámara lenta, Karen, si miras esto, hay muchas cosas que puedes hacer en está vida, pero tratar de tomar a un pincher que se sienta como tranquila al lado de una persona, con esa expresión de soldado, es un gran no no. ¿Tú eres una Karen nivel 999?, Sam puede pasar de ser un perro a una criatura del inframundo nivel 5000 en menos de un segundo, y si te percibe como una potencial amenaza para mi, c*gaste.
Mi pequeña pincher atacó su pierna antes de que siquiera ella pudiera retroceder cuando vió su error, le arrancó un pedazo de pantalón y sin dejar de gruñir se posicionó frente a mi, el policía no pudo evitar reír cuando vió a Karen gritar aterrorizada con esa voz gruesa.
Karen: Policía, arreste a esta mocosa, su perra trató de matarme!.
P: Señora, vi todo, usted trató de robar su perro, aparte de mentir, acosarla, y molestar al público en general, además de hacerme perder mi tiempo, señorita, ¿va a presentar cargos?.
Yo: Oh, puede apostar que si (hablé mientras le daba un premio a mi pequeña soldado y este arrastraba a la mujer con él)
A todas estás la niña seguía a su mamá siendo arrastrada por el policía mientras lloraba y gritaba acerca de que quería mi perro, en fin, eso arruinó mi mañana. Así que regresé a casa, puse una película y me senté en la sala con mis tres amigas de cuatro patas a disfrutar del resto del día en casa.
Mis padres enloquecieron cuando les conté todo pero ahora nos reímos de ellos, pasé por varios dolores de cabeza con esa Karen por lo de presentar cargos (pero no hizo gran cosa contra mi, no vale la pena decirlo) luego de eso no volví a saber de ella ni de su mocosa.
submitted by SolHyee to padresconderecho [link] [comments]


2020.10.08 18:05 Escrithor El hambre

Sus pupilas están dilatadas, su corazón desbocado, jadea como perro mientras corre entre piedras filosas y varillas de metal, está cubierta de cortadas y moretones. Con su mano izquierda se aferra al niño, él no entiende más que hay algo muy malo pisándoles los talones; llora como poseído, pero sigue avanzando, en el fondo sabe que si se detiene no verá el amanecer.
Bruuuummmmmm. El rugido de los motores hace eco entre el escombro humeante. Vienen por ellos.
Lizef recordó cuando tenía la edad del niño, cuatro o cinco años máximo. Fue cuando empezó todo. Su sala era un caos en toda la extensión de la palabra, había juguetes regados por todas partes, era imposible caminar sin tropezarse. Ella y su hermanita jugaban a hacer ropa para sus muñecas, específicamente sombreros, hechos con frambuesas; Yva era una bebé, todavía no hablaba, traía puesta una camiseta, sin pantalones, porque los había ensuciado y lo único que ella tenía claro es que le gustaban las frambuesas.
-Ya deja mis somberos Yva, no son comida. - había dicho Lizef con la voz más severa y adulta qué pudo.
Yva se asustó y empezó a llorar; su mamá llegó corriendo y la levantó en brazos, estaba toda embarrada de frambuesa.
-Ay, mi vida- dijo mamá abrazando a la pequeña. - No pasa nada. -
-Mamá Yva me está molestando, se está comiendo los sombreros de mis muñecas. - protestó Lizef.
-Ah que niña tan traviesa, se va a enfermar de comer sombreros ¿verdad? - dijo levantando a Yva frente a su cara.
-No quiero que se enferme Yva, yo la cuido porque soy su hermana mayor y ya soy niña grande.- dijo Lizef consternada- Pero no quiero que se coma los sombreros de mis muñecas.-
-Yo creo que pueden usar los sombreros un ratito, y luego... ¿ya nos los podemos comer no? - dijo su mamá metiéndose una frambuesa en la boca. - Es que tengo hambre, y no sé... Cuando me da hambre, no me controlo... me vuelvo loca... Me dan ganas de... ¡HACERLES COSQUILLAS A LAS NIÑAS! ¡AHHHHHH!
Se les lanzó encima y las niñas gritaron, rodaron por el suelo abrazándose, se reían a carcajadas; así las encontró su papá que regresaba de trabajar. Cansado y ojeroso se dejó caer sobre un viejo sillón, se sacó un caballito de madera de atrás de la espalda y lo tiró hacia una pila de otras figuritas; Lizef corrió a abrazarlo, le saltó encima y le sacó el aire, el la abrazó sonriendo y le besó la cabeza; aún puede oler su perfume de lavanda, sentir su calor... Justo en ese momento sonó una alarma. La bebé empezó a llorar, sus padres intercambiaron una mirada sombría, de pronto escucharon una explosión terrible, la pared se volvió el suelo, sus juguetes se hicieron pedazos. Fue el día del cataclismo.
Millones de personas vivían en la ciudad, todos perdieron sus hogares de la noche a la mañana. Había incendios e inundaciones, grandes cráteres y grietas, por todas partes aparecían socavones que se tragaban casas enteras. Intentaron salir de la ciudad y contactar al resto de su familia, fue imposible. Su casa era una ruina total, tuvieron que abandonarla; el olor a humo y carne quemada era insoportable. El primer año fue difícil, un verdadero regreso a la prehistoria; vaciaron rápido los bosques, la tierra estaba quemada y nada crecía; poco después llegó la hambruna, entonces empezó la verdadera pesadilla. Lizef jamás pensó que se atrevería a comerse una rata, en su nueva normalidad eran manjares. Nunca sabes lo que eres capaz de comerte hasta que verdaderamente tienes hambre. Quizá así empezaron los Manor rojas... todos habían escuchado rumores pero muy pocos los habían visto; el papá de Lizef decía que no existían. Estaba muy equivocado...
Habían salido a los lindes de un bosque que empezaba a reclamar la ciudad, Lizef caminaba distraída, hambrienta, jugaba con el pequeño caballito de madera qué su padre había logrado rescatar del Cataclismo, ahora era su único juguete. La mano de su padre en su pecho la detuvo, volteó a verlo y le hizo una seña para que guardara silencio, encontraron rastros de un conejo, quizá podrían comer algo más que insectos ese día. Acecharon a su presa entre árboles y ruinas, en un momento pisaron una roca suelta y resbalaron por una ladera, su papá se cortó la pierna con una varilla oxidada, Lizef estaba asustada, pero él se vendó con un pedazo de tela y siguieron adelante; en ese momento solo importaba la cacería. Encontraron al conejo en un claro, mordisqueando unos tréboles bajo un gran mezquite, era un animalito de pelaje dorado, con los ojos negros y brillantes; Lizef no quería matarlo, hubiera preferido mil veces tenerlo de mascota que de comida, pero el hambre manda. Traían una resortera hechiza que fallaba más de lo que acertaba, su padre tomó una piedra de río, suave y redondeada, la colocó en la badana y tiró hacia atrás hasta tensar las ligas de caucho, respiró profundo y soltó; la roca voló zumbando hasta el claro y se estrelló de lleno contra la cabeza del animal trazando una línea de sangre sobre el árbol, cuando se acercaron todavía se espasmaba, él lo tomó con una mano y con un movimiento rápido y brusco le quebró el cuello. Suertudos, hoy van a cenar.
Conforme avanzaron hacia la casa escucharon un ronroneo, cómo si un gigantesco tigre gruñera a lo lejos; eran motores, motocicletas. Brrrrrruuuuuummmm, brrrrummm, brrrrruuuuuummm. Sonaban distantes, parecían estar cerca de su refugio. Lizef cargaba al conejito manchado de sangre en sus brazos, lo acariciaba encantada con la suavidad de su pelo, todavía estaba tibio; trataba de enderezar su cabecita, se sentía terrible por haberlo matado, las lágrimas rodaban por sus mejillas.
Al llegar a su refugio, reinaba el silencio. Siempre qué regresaban de buscar comida, Yva corría a recibirlos, hoy no... No había nadie ahí, solo encontraron la ropa de su mamá, desgarrada y amontonada en el suelo, manchada de sangre. Su padre la abrazó con fuerza, de su hermana no había ni rastro; únicamente quedaba una hoguera moribunda, entre las cenizas había pedazos de hueso, las paredes estaban llenas de huellas de manos manchadas con sangre, manos rojas... Marcas de llantas surcaban el lodo ensangrentado como cicatrices. Habían llegado los motores rugiendo bajo como bestias hambrientas y habían devorado todo.
Lizef y su padre lloraron juntos sin decir una palabra, ese día contemplaron de frente el rostro indiferente de la muerte; algo se rompió en su corazón, quedó un vacío, una herida que jamás sanaría completamente. Tomaron lo que pudieron y abandonaron para siempre ese lugar maldito, tenían que encontrar un nuevo refugio. Su padre insistió que estuviera en alto, para "controlar mejor el terreno"; cuando lo encontraron hicieron ahí una fogata dentro de un tambo de metal vacío. Una vez despellejado el animal, lo clavaron en una varilla y cenaron conejo a las brasas; durmieron sin hambre por primera vez en semanas. Lizef soñó con los motores, iban por ella.
Trataron de seguir las huellas de llantas, no podían aceptar que las habían perdido, pero en el fondo ambos sabían que era imposible encontrar a los Manorrojas, ellos te encontraban a ti. Vagaron por unos días cuando él empezó a quejarse de dolor de garganta, la herida en su pierna se veía roja e hinchada; poco después ya no podía abrir la boca, apretaba los dientes, los enseñaba como si se burlara, parecía que se le iban a quebrar; hasta el día de hoy Lizef ve esa sonrisa en sus peores pesadillas; pronto tuvieron que detenerse, su papá ya no podía caminar; empezó a tener ataques, el más mínimo ruido los desencadenaba, caía al suelo y se arqueaba, se retorcía de dolor como una babosa en un montón de sal, siempre con esa horrible sonrisa, gritando entre dientes y espuma. Un día fue peor que los anteriores, arqueó la espalda, apretó los dientes tan fuerte qué tronaron haciéndose astillas y solo se contracturó más, poco a poco fue dejando de respirar, y quedó ahí rígido en un charco de baba espumosa. Lizef estaba destrozada, se quedó contemplando el cuerpo, sin saber si estaba vivo, pasó horas ahí, llorando a gritos hasta sentir la garganta en carne viva, cuando una mosca se paró en uno de los ojos lechosos del cadáver tuvo que aceptar que estaba muerto. Quería abrazarlo, estar con él, enterrarlo, hacer algo, pero a lo lejos escuchó motores qué se acercaban, Lizef apretó el caballito de madera en su mano y abandonó a su padre. Estaba sola.
Eso fue hace mucho tiempo, era una niña de siete años; ahora ya es grande; tiene nueve, por eso cuando encontró al niño supo que tenía que cuidarlo y que nunca lo dejaría solo, cómo a su mamá y a Yva, o a su papá... No podías quedarte quieto en ese mundo, así que Lizef siguió moviéndose, sobreviviendo, eso es lo que hacía. Llegó a un enorme edificio semiderrumbado, parecía haber sido un hotel, había auras volando en círculos en el cielo; muerte, quizá comida. Siguió a su nariz, solo esperaba que lo que hubiera muerto ahí no estuviera completamente podrido. El olor era más fuerte en un salón amplio lleno de escombro, ahí estaba el cuerpo de una mujer, hinchado y amoratado, cuando se acercó una figura saltó chillando de entre las ruinas, haciendo qué se tropezara y cayera. Un niño pequeño abrazaba el cadáver con una mirada feral clavada en Lizef.
-Hey.- Lo saludó. -Todo está bien, me llamo Lizef. No te preocupes, no muerdo. - Le sonrió al niño extendiendo su mano, ambos eran un desastre de pelo enmarañado y mugre.
La mirada del pequeño se suavizó, pero seguía aterrorizado. Titubeaba sin separarse del cuerpo. Lizef sacó el caballito de madera y lo puso sobre el suelo, le sonrió. El niño se levantó lentamente sin decir una palabra y tomó el juguete, le daba vueltas en sus manos completamente hipnotizado. Lizef se acercó.
-¿No hablas mucho verdad?-
-... - Él solo la miró en silencio. Estaba roto por dentro, tenía los ojos hinchados de llorar.
-Todo está bien-- le dijo abriendo sus brazos.
El pequeño se soltó llorando y la abrazó. Desde que su padre había muerto Lizef no había tocado a otra persona, sentir el cuerpo huesudo del niño temblando como conejito en sus brazos, su calor... Lizef estaba encantada, ya no estarían solos.
Fue una lucha separar al niño del cuerpo putrefacto. Lizef entendió, a su edad quizá hubiera hecho lo mismo. Poco a poco lo convenció de salir, hacía que todo fuera un juego; primero fue buscar rocas para protegerlo de los animales, luego ir a recoger flores para colocar sobre la tumba, un día un ramillete amarillo, otro día morado, blanco; flores no iban a faltar. Lo que si faltaba era comida, ambos estaban en los huesos después de más de una semana de no probar bocado... Un día los despertó un ruido lejano, motores, y se acercaban; Lizef sintió qué se le encogió el corazón.
-Tenemos que irnos. ¿Escuchas eso? - le dijo tomando sus hombros y viéndolo a los ojos.
El niño asintió con una mirada triste. Brrrrrruuuuuummmm, brrrrrruuuuuummmm. Bramaban los motores en la distancia.
-Bueno, pues... Vamos a jugar un juego.- dijo Lizef haciéndose la valiente. - Si nos alcanza ese ruido, perdemos. ¿Si? Tenemos que correr muy rápido y no podemos detenernos hasta que yo te diga. ¿Entiendes?-
Los enormes ojos del pequeño se llenaron de lágrimas,pero asintió otra vez con la boca temblorosa. Lizef tomó su mano y empezaron a correr.
El niño se tropieza y se raspa la rodilla. Llora. Lizef lleva un dedo a sus labios, sin detenerse, siempre moviéndose.
-¡Shhhhh!- le dice al niño lo más quedito qué puede. Él la mira con los ojos pelones, empapados de lágrimas, solloza asustado, pero sigue. Buen niño. Ya dejaron bien atrás el hotel.
Brrrrrruuuuuummmm, brrrrummmmm, BRRRRRRUUUUMMMMM. Les pisan los talones, se detienen un momento, Lizef está segura que los Manorrojas encontraron el lugar donde habían estado viviendo; también el cuerpo, quizá si hubiera estado en mejores condiciones se entretendrían un rato, pero estaba completamente podrido. Los vio en su mente, todos cascos, cuero, clavos y hambre y muerte; al ver las flores frescas sabrán que alguien acaba de ponerlas ahí y que no pueden haber ido lejos. Los están buscando, lo sabe. Lizef ha logrado evadirlos varias veces, su mejor opción es caminar entre el escombro para no dejar huellas; tiene ampollados los pies, respira agitada pero no pueden parar. El cielo está color de plomo, ahí viene el agua y parece que va a estar fuerte. Agarrados de la mano se arrastran hasta un edificio de dos pisos con tres paredes casi intactas y un área techada arriba, no se ve muy estable... Hay un colchón enmohecido recargado en una esquina, podrían esconderse debajo; es un refugio perfecto, quizá demasiado perfecto, parece que lo movieron hace poco, podría haber alguien ahí... Podría ser una trampa... BBRRRRRRRRUUUUUMMMMM. Están sobre ellos, tienen que tomar una decisión a la de YA. Encuentran una pared cubierta de hiedra y la escalan hasta el segundo piso, llegan a una recámara, parece que era de una persona mayor, las paredes están llenas de fotos mohosas y despintadas; está partida en dos, el piso de tablas está lleno de hoyos; apesta a humedad, a madera esponjosa y podrida; hay un ropero desvencijado, lotería, es un escondite ideal; quizá tengan aún más suerte y encuentren polillas dentro; su estómago gruñe, hace días que no prueba un bocado. Toma al niño de la mano y se encierran dentro; está repleto de abrigos y zapatos, las pieles mohosas los sofocan mientras los tablones del fondo crujen bajo su peso. ¡BBBRRRRRRRRUUUUUMMMMMM! Los motores se acercan cada vez más; un relámpago ilumina su mundo desde las grietas del armario ¡KHROOOOMMMMMMMM! el cielo ruge y tiembla la tierra en lo profundo, vibra el aire y empieza el diluvio. El niño lloriquea, es un desastre de mocos y lágrimas; Lizef lo acaricia. De pronto... Siente qué la jalan del hombro, se queda sin aliento, siente un vacío en el estómago; su ropa se enganchó en un clavo oxidado, la sonrisa maldita se dibuja en su mente. La lluvia es enosordecedora, ayuda a ahogar el llanto del pequeño, pero no les da la más mínima paz; los motores se mezclan con el bramido de la tormenta, no saben donde están los Manorrojas. Tiene la piel de gallina, ambos tiemblan. Está aterrada, intenta no demostrarlo, tiene que ser valiente, es prácticamente una adulta. Ambos sudan en la oscuridad del ropero, el niño convulsiona aguantando el llanto. Ella le besa la cabeza, una mata de pelo empapado y mugroso, no lo suelta. Siente un nudo en la garganta, tiene los hombros tensos, aprieta al niño con todas sus fuerzas. Le duele la cabeza de hambre, su estómago gruñe.
-Shhhh- le dice muy bajito. -No nos van a encontrar, yo siempre me les escapo, y tú estás conmigo, o sea que no nos van a encon... - El armario se llena de luz y una explosión los deja sordos. ¡¡¡KHHHHRRRRRRRROOOOOOOOOOOOOOMMMM!!!
El estruendo les deja zumbando los oídos. Cayó muy cerca ese rayo. Al niño se le sale un chillido. Lizef le tapa la boca desesperada. Por favor, por favor, por favor, que no hayan escuchado.
Cada segundo es eterno, la tormenta los azota sin piedad, avienta el viejo armario contra la pared como si fuera de juguete, casi lo deshace, casi. Escuchan los alaridos del vendaval desde su escondite, desde su prisión. Poco a poco se agota la tempestad y el viento aullando se lleva la lluvia. Van brotando los sonidos a su alrededor, y no hay motores, estaban demasiado cerca. Escuchan ruidos abajo, parece que arrastran algo. Forcejeo. Una mujer grita, es un grito horrible. A Lizef se le salen las lágrimas. Escucha risas. Los gritos se convierten en llanto. Se escucha que desenvainan algo, el chirrido de metal contra metal. La mujer que gritaba ahora suplica.
-No... Por favor... Nononono.. No- se escucha un golpe seco, algo salpica, otro grito, carcajadas. De ahí en adelante no paran los gritos hasta que paran los golpes, huele a sangre y gasolina. Se siente calor y se ve una luz amarillenta por una ranura en el piso del closet. No pueden mover un músculo, cualquier movimiento en falso los delataría. Los manorroja hablan entre ellos en su idioma extraño. Empieza a oler a carne, a grasa quemada, Lizef se odia por lo que despierta en ella ese olor, pero se está muriendo de hambre, siente el gruñido de las tripas del niño. Lloran en silencio. Cada vez que inhala, Lizef siente que tronarán las tablas y los descubrirán; a lo mejor ya los descubrieron y solo están jugando con ellos. Las carcajadas qué escuchan les hielan la sangre. No tiene idea cuanto tiempo ha pasado, solo sabe que es demasiado. Escuchan ruidos abajo... se están levantando; se eleva una nube de humo, apagaron la fogata. Ni siquiera a los Manorroja les conviene llamar tanta atención en las ruinas, no son los únicos depredadores hambrientos ahí. Por lo pronto, parece ser que el resto de su cena será para llevar. Lizef puede saborear su libertad. BBBBRRRRRUUUUM BBBBRUUUUM, BRRRRUUUuuuuummmm... De nuevo suenan los motores, se alejan. ¿Será una trampa? Esperan un rato, inmóviles, en silencio. Están abrazados llorando, hay una quietud extraña; Lizef lo logró de nuevo, es momento de salir, se acabó la pesadilla. Tienen que buscar donde pasar la noche, ahí huele a comida, es peligroso, también deben encontrar algo de comer, pero ya mañana será otro día. Se miran y sonríen, el niño se agarra de un abrigo para levantarse y tira el travesaño; lo golpea en la cabeza, cae junto con todos los abrigos y el suelo podrido del ropero se hace astillas, lo mismo pasa con todo el edificio qué se derrumba en un socavón entre una nube de polvo y escombros, llueven pedazos de piedra y ladrillos. Todo se pone negro.
Lizef abre los ojos al sentir el sol en su cara, parece que le dieron un hachazo en la frente, tiene una herida profunda qué aún sangra y no la deja abrir el ojo izquierdo. Está mareada y huele a vómito. ¿Qué pasó? ¿Dónde está el niño? Está en una caverna inundada, alcanza a ver el hoyo por donde cayeron, por ahí entra algo de luz. No hay plantas, no hay animales, no hay manera de salir, solo sombras. Cojea alrededor, hay pedazos de madera y ropa cubierta de polvo regados entre el escombro. ¿Qué es eso debajo de un abrigo? Parece un pie...
Sacude el polvo y levanta la tela. Se cubre la nariz y la boca con la mano. El olor a fierro es abrumador, es húmedo y sofocante. Casi se resbala, se da cuenta que está parada en un charco de sangre coagulada, se siente como gelatina a medio cuajar. Ahí está acostado él, se ven sus brazos pálidos y tirantes, tiene los ojos abiertos, respira con dificultad, sus labios están blancos, boquea como un pececito fuera del agua; el travesaño niquelado del qué colgaban los abrigos brota de su pecho cubierto de sangre, Lizef agarra su manita y la aprieta. Le canta, no sabe si la escucha, pero le canta entre sollozos. Acaricia su cara, está helada. El niño trata de decir algo pero se atraganta y vomita un coágulo negro. Lizef llora a gritos, ya no le importa si la escuchan, le duele existir, todo está mal, el mundo da vueltas y otra vez todo se vuelve oscuridad.
Cuando vuelve en si, él ya no se mueve, sus ojitos están opacos, lechosos, sin brillo... Muertos. Sigue sintiéndose mareada, pero su cabeza ya no duele tanto; tiene que encontrar una salida. No puede ni moverse, está deshidratada, ni siquiera tiene lágrimas ya. Se arrastra hacia un charco y da unos sorbos de agua, a un lado suyo hay una figura familiar, el pequeño caballito de madera decapitado y sin una pata. Ve borroso, sus ojos no enfocan, ella misma está muriendo. Se desvanece otra vez en una bruma de hambre y dolor.
Cuando abre los ojos de nuevo le lastima la luz, tiene fiebre, perdió la noción del tiempo, tiembla; el cuerpo empieza a descomponerse... Si no come algo pronto lo acompañará. No tiene fuerzas ni siquiera para gritar. Dando tumbos llega de nuevo a su lado. Siente qué algo la observa en la penumbra, más que nada siente una vergüenza insoportable. Él ya no está ahí, él está muerto; ella está viva... Piensa en sus padres, en su hermanita. Abre lentamente la boca, acerca sus labios secos y agrietados a la carne muerta frente a ella y se entrega al hambre.
submitted by Escrithor to escritura [link] [comments]


2020.10.06 04:34 Sr-Xande Padre con derecho quiere me case con su hija (mi ex novia) PARTE 1

Buenos días, tardes o noches amigos de Reddit, esto es algo reciente por lo tanto esta historia aún no tiene conclusión, así que más adelante publicaré el desenlace.
Personajes: (Nombres cambiados por respeto al anonimato)
PD: Padre de mi ex novia.
Laura: Mi ex novia.
Yo: Oscar
Para entrar en contexto, fui novio de Laura hasta hace 6 meses, llevábamos una relación de casi un año y medio, ella era una persona completamente diferente cuando comenzamos a ser novios, después se volvió controladora, manipuladora, tóxica y muy cortante, yo tenía una buena relación con su madre, ella es una señora muy buena y noble, pero con su padre es otra historia, desde el primer momento que me vio ya sentí el desprecio que sentía por mí, pero sinceramente no me importó.
Mi relación con mi novia terminó, debido a que la encontré en mi propia cama teniendo diversión con alguien más, durante esa época vivíamos juntos, así que cuando presencié esa escena, tomé un respiro, empaqué sus cosas, las tiré a la calle y le dije que se largará y durante 2 meses desahogué mi pena y tristeza jugando videojuegos y tratando de conocer gente nueva.
Ahora estamos en el presente, soy un empleado promedio que ahora está volviendo al trabajo después de la pandemia, el sueldo me alcanza para sobrevivir pero no me quejo, no había tenido contacto con mi ex desde hace 6 meses y sinceramente no me importaba, hasta que hace 2 días me llegó un mensaje:
Laura: Hola Oscar.
Yo: ¿Quién eres?
Laura: Soy Laura, ¿Cómo has estado? Ha pasado un tiempo.
Yo: ¿Qué quieres?
Laura: Bien, no hace falta ser tan frio
Yo: Ve al grano, estoy ocupado
Laura: ¿Podemos vernos? Me gustaría hablar
Yo: ¿Para qué?
Laura: Solo quiero hablar, eso es todo.
Yo: No tengo tiempo para tontería.
Laura: Por favor, al menos escuchame.
Yo: ¿Y porqué debería?
Laura: Es lo único que pido, solo quiero hablar.
En mi mente pasaban muchas posibilidades, debido a que ella nunca había sido tan dócil y que me escribiera de la nada solo despertó mi incertidumbre y después de pedir consejos a personas con experiencia, creí que debería darle el beneficio de la duda... Todos sabemos que no estaría escribiendo esto, si no hubiera sido un error, a parte por mi mente pasaba la posibilidad de que quería disculparse por lo que hizo.
Yo: ¿Cuando y donde nos encontramos? Y más vale que sea rápido.
Laura: ¿Podemos vernos el domingo en el parque?
Yo: Bien, nos veremos a las 1:00 PM
Laura: Pero es muy temprano.
Yo: Tomalo o dejalo, no tengo más tiempo.
Laura: Bien, entonces nos vemos.
Llega el día y fui al parque donde nos encontraríamos, llegue justo a la hora exacta y ella llegó 20 minutos después, no es por ser fastidioso, pero algo que odio es que la gente desperdicie mi tiempo.
Ella había comprado un Cheescake para los 2 así que caminamos, nos sentamos en una mesa y comenzamos a hablar, ella en algún punto intentó tomar mis manos, así que la mitad de la conversación estuve con los brazos cruzados, después de muchos rodeos la conversación fue más o menos así.
Laura: ¿Como has estado?
Yo: Bien
Laura: ¿Como va el trabajo?
Yo: Normal
Laura: ¿Como ha estado la cuarentena?
Yo: Nada fuera de lo normal, ya me conoces.
Laura: Si...
Sé que puedo sonar un poco cortante, pero en ese momento por mi mente pasaban varias cosas y trataba de mantener la mente fría; cansado de rodeos, le digo que de deje de tonterías y que vaya directo al punto.
Laura: Mira, se lo que hice y fui una horrible persona al haberte hecho eso.
Yo: Es es muy evidente.
Laura: No te supe apreciar y fui una tonta al no ver lo que hacías por mí.
Yo: Gracias por darte cuenta (tono sarcástico)
Laura: Por eso quiero pedirte perdón, sé que lo que hice no tiene perdón.
Yo: En algo estamos de acuerdo.
Laura: Pero en esto momento necesito tu apoyo.
Yo: ¿Crees que mereces mi ayuda?
Laura: Por favor, dejame terminar. Te pido esto no como una persona, si no como alguien a quien solías amar.
Yo: Desde mi punto de vista, tu nunca me amaste.
Laura: Si lo hice. (sollozando)
Yo: Entonces ¿Por qué lo hiciste?
Laura: Lo sé, lo sé, fui una tonta. Pero se que eres alguien bueno, así que te pido que me ayudes. (sollozando)
Yo: ¿Que mierda quieres de mi?
Laura: Tengo un gran problema y no tengo quien me ayude, por eso di que me vas a ayudar.
Yo: No me vengas con rodeos, dilo de una vez.
Laura: Estoy embarazada.
Yo: entro en shook pero intento mantener la compostura
Laura: Se que nunca me vas a perdonar, pero ahora sé que tu eres un hombre increíble y muy bueno, te pido que no me abandones en estos momentos.
Yo: ¿Ahora me vienes con esto? Me traes aquí y me bienes balbuceando estupideces, solo para ¿Pedirme ayuda?
Laura: Por favor no me dejes, te necesito, no puedo hacer esto sola, no tengo a nadie. (Llorando) Podemos ser una familia, siempre dijiste que querías formar na familia ¿no es verdad?
Eso de formar una familia es verdad y me enfado el hecho de que intentará usar eso a su favor.
Yo: Pideselo al que debe tomar la responsabilidad. Me levanto de la mesa y me voy
Laura: Me agarra del brazo NO ME DEJES, TE LO PIDO, POR FAVOR, NO TE VAYAS OSCAR, NO PUEDO HACER ESTO SIN TI.
Yo: Sueltame.
En ese momento hace la aparición el PD que estaba en la otra mesa, viendo como se desarrolla la situación.
PD: Usted no se va a ninguna parte.
Yo: ¿Usted que hace aquí?
PD: ¿Se cree muy hombresito? ¿Cree que puede hacer lo que quiera con mi hija y después dejarla?
Yo: ¿De qué está hablando?
PD: Usted se casará con MI hija y se hará cargo de SU hijo.
Yo: ¿De qué habla? Yo ni siquiera soy el padre.
PD: Ahorrese sus mentiras, usted no me va a engañar, mi niña es una santa, usted se hará responsable por abusar de ella.
Yo: ¿Es algún tipo de broma o qué?
PD: No se haga el estúpido, usted sabe lo que hizo, no se saldrá con la suya.
Yo: No me haré responsable de un bebé que no es mío.
PD: Lo va a hacer porque usted es el padre.
Lo que PD no sabía es que soy más virgen que el aceite de oliva, así que no hace falta ser muy listo para saber que estaba sucediendo, mientras estaba discutiendo con PD, Laura estaba en la mesa llorando.
Yo: Bien... Jugaré a su juego.
Laura: ¿Enserio?
Yo: Solo con una condición.
PD: ¿Qué condición?
Yo: Exijo una prueba de paternidad.
Laura: con un tono nervioso ¿POR QUÉ? No será necesario.
PD: ¿Pará qué rayos si usted es el padre?
Yo: La condición es esta, si la prueba da positivo me mudaré con ella y me haré cargo del niño, pero si la prueba sale negativa, se alejaran de mi vida para siempre, no quiero volver a verlos, a ninguno de los dos.
PD: ¿A que quiere llegar? Sea hombre y hágase cargo de su hijo.
Yo: No pierde nada con hacerlo y para que quede conforme, cada quien pagará la mitad de la prueba, en caso de salir negativa le devolveré a Laura la mitad y en caso de salir positiva yo le devuelvo la mitad.
La prueba de paternidad aqui en Colombia tiene un valor cercano a 500000 pesos que son aproximadamente 130 dólares.
PD: Bien, no veo porque no.
Laura: Pero papá, no es necesario, se que puedo convencerlo que que él es el padre.
Yo: No podrás, solo confiaré en algo que me asegure al 100% que soy el padre.
Algunos dirán que no era necesario hacer esto, pero al ver que la situación no iba a ningún lado, PD no me atiende a la razón y no me iba a dejar en paz, esta era la única opción.
Después de eso, organizamos una cita en un laboratorio clínico para la prueba de paternidad, cada quien canceló la mitad y ahora tenemos 10 días hábiles para la entrega de los resultados, lo único que me viene a la mente es la cara de miedo que tenía Laura en todo momento, parece ser que ella será descubierta después de todo.
Lo que más me sorprende es que llevará esto hasta el final en lugar de confesarlo todo, supongo que esperaba apelar a mi lado amable y tratar de despertar un instinto paternal para que me hiciera cargo del bebe.
Esa es la historia hasta el momento, volveré al publicar en desenlace de esta historia cuando entreguen los resultados.
Nos vemos hasta la próxima.
submitted by Sr-Xande to padresconderecho [link] [comments]


2020.10.03 04:55 Davidemagx Hambriento

Hambriento
Recuerdo cuando llegaste a mi vida o llegué a la tuya, eras apenas un jovencito y yo lo era también. Acababas de llegar a la ciudad con tu familia, desde algún lugar, todavía estabas de mudanza pero jugabas despreocupado en el frente de la casa. Agarraste tu bicicleta y saliste a dar vueltas en la manzana cuando por la vereda, al doblar la esquina nos vimos mutuamente y supimos en ese mismo instante que seríamos para siempre el uno para el otro.
Cuando tu mirada inocente se posó sobre la mía me sentí feliz y no pude esconderlo. Nunca supe disimular mis emociones, es un defecto o quizás mi naturaleza que no me permite ser otra cosa más que sincera pero vos también eras sincero conmigo, por eso nos unió la existencia, para ser ambos por siempre. Tus padres parecieron encantados cuando les presentaste a tu nueva amiga, yo, y sé que era muy pronto pero aún así supe que te amaba para ése inmediato entonces.
Crecimos juntos como los mejores hermanos, aunque en el fondo eras más que un hermano para mí. Eras casi un ser divino, tu juventud casi inmutable contra la mía que ya estaba más avanzada que la tuya al conocernos.
Recuerdo las horas en el jardín jugando en el césped recién cortado, el olor fresco, la brisa y nuestras voces haciéndose oír en todo el barrio. A veces mis hermanos se unían al juego, a veces mamá pasaba por tu casa y era invitada a comer por tus padres. Eventualmente quedé sin ellos, mis hermanos se fueron lejos y mamá murió en un accidente, atropellada por un borracho que emanaba el alcohol por los poros y me quedé sola. Sola pero con ustedes, que eran mi segunda familia, y los amaba. ¡Cómo los amaba! Me hacían feliz...
Me daban mucha comida, más de la que podía terminar pero insistían en que comiera todo y yo obedecía y comía y comía más de lo que toleraba y vomitaba en el piso y se enojaban conmigo pero lo entendía. Yo era una chica mala por ensuciar y me castigaban dándome baños de agua fría. Pero los amaba y eran mi única familia.
Pasaron los años y a mi cuerpo se le sumaron los kilos de haber comido todo lo que me dieron. Ustedes no engordaron como yo, siempre esbeltos, me sentía mal por no poder salir con vos de paseo, por no poder bajar o subir las escaleras sin ayuda. Podía verlo en tus ojos, no te gustaba ya siquiera mirarme, como si de mí hubieses sentido vergüenza... Y me dolía ese rechazo, pero te amaba y todavía me hacía feliz verte, no podía disimularlo. Nunca pude, es un defecto de mi naturaleza. El hambre, sin embargo, mi hambre ya no tenía medida, exigía y pedía y si no me daban me ponía agresiva con ustedes. ¿Y ustedes? De pronto se volvieron monstruos, empezaron a maltratarme, primero verbal, "¡Gorda de mierda!", "¡Inútil!", "¿Para qué puta te tenemos?", y el tono negativo en su voz me dolía y no podía disimularlo. Agachaba la cabeza y comía lo que hubiese en mi plato. Más me dolían sus golpes ¿Qué culpa tenía yo de ser así? Ustedes me lo hicieron! Ustedes a los que ya los años los empezaban a tratar con la misma inclemencia, ustedes que día a día engordaban como yo y que olían a las mismas porquerías que consumían. PEro aún así los amaba, aunque los miraba desde mi lugar con ojos desconfiados. Ya no sabía si el tono amable de su voz escondía una caricia o un golpe, pero yo tenía hambre y ustedes me forzaban a ser amable para poder comer hasta que un día en un arranque de ira me defendía de él, de tu padre, que me había estado dando cintazos. Se ofendieron todos, se olvidaron de todo lo que me hicieron, ¿debía agachar la cabeza y seguírselos permitiendo? al menos ahora sabían que no debían joder así conmigo.
Perdonen, por favor, en parte fue mi hambre lo que me llevó esa vez a abrir la heladera y hacer el desastre que había hecho. ¿Lo tenía merecido? Tal vez sí, aunque no creo que como lo hicieron. Ahora ninguno me habla, ninguno me mira siquiera. Actúan con mucha indiferencia y hasta me suelen echar de la casa. Decidieron como castigo no darme de comer... Y tenía hambre. Mucha hambre. Y los amaba, eran mi familia. Los amaba más de lo que hubiese amado a mi mamá o a cualquiera de mis siete hermanos, en donde quiera que estén.
Resolví ser una buena chica otra vez y ganarme su amor, recuperar lo que había perdido. Entonces trajiste a la casa a esa puta, esa mujer que desde un principio no me agradó. Te quedaste con ella a pesar de mis protestas, y no hacías caso de nada de lo que decía. La puta estaba preñada, por eso estabas con ella. ¿Y yo? Olvidada por vos como si nada, como si no existiera y mi castigo se prolongaba... Tenía hambre, mucha hambre. Ahora que comía menos había perdido peso y había recuperado parte de mi agilidad. No mucha pero la suficiente para moverme alrededor de la casa sin agitarme. Aún así tenía hambre, mucha hambre... Y me fui a buscar entre la basura lo que ustedes no querían darme, y bajaste las escaleras a la cocina para verme con la cara enterrada en la inmundicia, feliz de verte y feliz de estar comiendo. Me insultaste, me llamaste cosas que antes no me habías llamado, y vi como tus ojos se llenaron de fuego. Viniste hacia mí y me agarraste del cuello, tirándome en un sólo brusco movimiento hacia atrás y arrojándome casi por los aires. Caí de espaldas, fuerte, y lancé un gemido de dolor que pareció encender tu cólera y te lanzaste sobre mí como un animal, a patadas y puñetazos y yo gritaba y lloraba. Y yo te amaba... Te amaba... Y te amaba hasta que mis instintos afloraron y me defendí. Perdón por haberte lastimado, juro que no era mi intención, pero no podía dejar que siguieras lastimandome a mí. Me acerqué a vos para examinar la herida que te había provocado, tenía hambre, me tenté y solo pude dar un bocado...
Gritaste y me pegaste pero ahora que te había probado sabía que era mucho mejor que cualquier otra cosa que hubiese comido antes. Tiré, sacudí, mordí y arranqué cuanta carne y gritos pude de vos. Por suerte en la casa no había nadie más, por suerte los vecinos tampoco vinieron, por suerte pude darme el placer de comer tranquila aunque con desenfreno mientras gritabas agonizando y el suelo de la cocina se teñía de rojo con el charco de sangre que crecía alrededor tuyo salpicaba las paredes y hasta el techo hasta que el olor a hierro cubría el ambiente... Éste apetito, sin embargo, era algo nuevo. No podía saciarse, al menos no con vos.
Pronto escuché el auto estacionarse en la entrada y corrí a esconderme, entraron tus padres y la puta la casa y te llamaron sin saber que no ibas a responderles. La puta te encontró, destrozado y retorcido en medio del carmesí de tus jugos y sentí placer al escuchar su horror resonar en la casa. Supieron quién fue la culpable, pero ya no iban a encontrarme, me había escapado aprovechando que dejaron la puerta abierta cuando todos se fueron a la cocina. Debo decirte que no pensaba volver, pero me traicionó el hambre... Y el rencor...
Deberían haber cerrado la puerta de atrás cuando se fueron a dormir, jamás se enteraron de mi intrusión con sus ronquidos. Aunque días después, la casa aún olía a tu sangre y si supieras ahora, también huele a la de ellos.
Tu padre dormía en el sillón del living, oliendo pesado a tabaco y alcohol, no pudo gritar después de que le arrancara la garganta de un mordisco, y fue en vano querer ponerse de pié conmigo encima ya dándome festín en su vientre abierto. Sólo logró rodar de costado y caer sobre el suelo de frente. Nadie sospechó de la carnicería escaleras abajo.
Tu madre estaba dormida, olía a pastillas. No me escuchó abrir la puerta de la pieza ni me sintió trepar a la cama. Curioso, fue la que menos sufrió de todos. Quizás por haber estado sedada. No quise comer de ella por temor a sedarme yo con los residuos en su sistema. Morderle la yugular y dejar que se desangre, solamente eso. A ella la dejé para el final...
Me guardé el mejor bocado para el final, estaba dormida en la que era tu pieza, de costado. Me acerqué despacio hasta el borde de la cama y la olí bien, la panza. Podía escuchar el latido del corazón y aunque estaba dentro de su piel, tenía tu mismo olor. Podía adivinar que tendría el mismo sabor, incluso mejor por ser carne tierna. Ella abrió los ojos, lo último que llegó a ver fueron mis dientes cerrarse sobre su rostro entero. Por suerte mi boca ancha cubría la totalidad de él. Pronto dejó de patear y manotear, se quedó sin aire y se desvaneció, pero aún estaba con vida. Podía escuchar su corazón latiendo con debilidad y al corazón del bebé acelerado. Sabía lo que venía, quizás...
Mordí con fuerzas, trabando la mandíbula, el vientre de la puta y arranqué en un sólo tirón el cuero grueso, exponiendo entrañas y la bolsa intacta donde el bebé se movía agitado, formando el rostro en expresiones que sólo podía interpretar como pánico. Ensucié hasta el techo cuando lo sacudí en el aire, fauces cerradas en todo su cuerpo frágil y sus huesos crujían en cada sacudón. Fue mi último bocado, ya no tenía hambre y abandoné de una vez por todas ese lugar.
Ahora estoy aquí entre los arbustos, vigilando el jardín de una casa muy lejos de la tuya. No puedo volver ahí, me están buscando... Vigilo, veo gente que parece amable, feliz. Finjo timidez y me acerco a ellos, los niños me ven y se acercan a mí sonriendo emocionados, ya no soy la gorda que era, huir me recuperó el peso y la contextura física ideal. Tengo fuerza y agilidad. Me acarician, huelen bien, les lamo el rostro y meneo la cola con euforia. Estoy feliz y no puedo esconderlo. Siempre fue mi defecto, perdón, no poder esconder mis emociones. Tienen buen sabor.
Sus padres se acercan a verme, parecen contentos de que esté allí. Si todo va bien, esta noche tendré de comer... Me pregunto tendrán el mismo sabor que vos. Me lo imagino y babeo, agito la cola con fuerza y lanzo gemidos de ansiedad que ellos interpretan como felicidad y hago esfuerzos que van más allás de mi animal ser para controlar mi hambre y no lanzarme sobre la niña cuando me da un beso en el hocico. Perdón, es mi defecto, no saber disimular mis emociones. Es mi naturaleza.
Fin.
Por Davidemagx.
submitted by Davidemagx to nosleephispano [link] [comments]


2020.01.24 21:18 Cookiedemon24 La casa de la Muerte, cartas en español y modificaciones del escape traducidas (segun la guia en ingles de DragnaCarta)

Usando la guia en ingles:
Curse of Strahd: Reloaded
A Campaign Guide by DragnaCarta
Dejo acá ciertos apuntes y traducciones de esta (en realidad una traducción de las cartas y la escena del escape) para facilitar a los hispanos hablantes y leerlas de forma directa en mitad de la partida.
Empezaré con esta aventura esta semana y he juntado varios archivos, mejoras y pequeños cambios para mejorar la experiencia de mis jugadores. Cabe destacar que el contenido no es original, yo solo traduje y modifiqué levemente algunas partes. La traducción fue rápida y a modo de apunte por lo que a veces puede sonar raro o incompleto. La idea para aprovecharlo al máximo es usarlo junto a la guia en ingles de DragnaCarta + la aventura original de la 5e que se encuentra en la Maldición de Strahd.
Espero que sea una ayuda =)
(pd: el titulo es "la casa de polvo" porque decirle "la casa de la muerte" es demasiado omnioso para los jugadores al momento de invitarlos a jugar).
(pd2: en el escape en cursiva son las tiradas de habilidad sugeribles en cada sala (aunque si algún jugador propone algo diferente o mejor lo ideal es dejarlo e improvisar) y en negrita los textos que se leen textuales al entrar a las salas)

La casa de polvo 5e (acompañamiento doc en ingles)

Curse of Strahd: Reloaded
A Campaign Guide by DragnaCarta
Anexos a abrir:
Música: Ambiente https://rpg.ambient-mixer.com/curse-of-strahd--death-house
Clásica balls: https://www.youtube.com/watch?v=uxGI-x4-nt8
Reglas graplling: https://roll20.net/compendium/dnd5e/Combat#toc_42 https://i.redd.it/lhod1i1l3lk21.png
Hechizos del diario: https://roll20.net/compendium/dnd5e/Mending#content https://roll20.net/compendium/dnd5e/Light#content https://roll20.net/compendium/dnd5e/Shocking%20Grasp#content
Cloack of protection https://www.google.com/search?q=cloak+of+protection+5e&rlz=1C1CHBD_esCL824CL824&oq=cloack+of+p&aqs=chrome.1.69i57j0l7.4194j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8
Monstruo (mrs durst) : Ghast https://roll20.net/compendium/dnd5e/Ghast#content
pelear https://www.improved-initiative.com/e/

Carta 1

Mi querido Dimov,
Debo confesar que mis noches en los últimos tiempos han sido insomnes. Los gemidos del niño en las últimas noches me han mantenido en vela, paeseando estos pasillos como un fantasma. Margaret hace su mejor esfuerzo, pero otras nubes aún perturban mis sueños.
Mi amada Elisabeth, estoy segura, también lo siente, porque se da vuelta y se da vuelta en nuestra cama y se despierta con la frente manchada de sudor. En las últimas congregaciones, he sospechado de las ambiciones de los demás. Sus oscuros murmullos me preocupan, y aunque sé que una sombra no debería temer a una noche más oscura, no puedo sino temer por el alcance de su complot.
Si sucede algo, tu seras el nuevo dueño de esta casa heredada de nuestros padres y el cuidador de mis hijos. Mantenga a Rose y Thorn a salvo, y al querido Walter cerca de su pecho. Si ocurriera lo peor, serás todo lo que les queda.
Tu querido hermano
Gustav

Carta 2

Mi querida señora Petrovna,
Su consejo para tratar con ese pequeño demonio no deseado en mi casa es un buen consejo. La ceremonia de esta noche continuará según lo planeado cuando la luna esté en su punto más alto, sin, por supuesto, la asistencia del Sr. Durst. Debo estar de acuerdo con usted en que, con el agregado de un ingrediente tan notablemente inocente, los resultados de nuestros procedimientos pueden mejorar mucho. "Inocente", por supuesto, no es exactamente el término que usaría.
Por lo menos, me alivia saber que pronto ya no tendré que sufrir la insufrible presencia de la ramera cada vez que pasemos por sus habitaciones hasta nuestro espacio de reunión. Nos libraremos de ella de verdad.
Mis agradecimientos,
Sra. Elisabeth Durst

Carta 3

Mis amados hijos,
Desearía poder hacer lo que hacen todos los padres y decirles que los monstruos no son reales. Pero no sería cierto.
La vida puede crear cosas de exquisita belleza. Pero también puede convertirlos en seres horribles. Egoístas. Violentos. Grotescos. Monstruosso. Me duele decir que tu madre se ha convertido en uno de esos monstruos, por dentro y por fuera. Y me temo que la enfermedad que afligió su mente también se apoderó de mí.
Me enferma pensar en lo que los hemos hecho pasar. No hay excusas. Solo lespido, aunque sé que no tengo derecho a hacerlo, a intentar perdonarnos. Desprecio en lo que se ha convertido tu madre, pero la amo y me compadezco de todos modos.
Rose, desearía poder verte florecer en una mujer fuerte y hermosa. Thorn , desearía poder estar allí para ti. Pero no puedo. Walter lo siento mucho por llegar tarde, fuiste una bendición para mi vida aunque allá durado poco. Esta es la única manera, espero verte pronto.
Adiós.
Escape
Los PC deben acumular 4 éxitos antes de 3 fracasos para escapar de Death House con éxito.
Una vez que comienza el desafío, enjambres de gusanos comienzan a sangrar de las paredes, el piso y el techo de cualquier habitación en la que los PC se refugian, llenando la habitación completamente en rondas 3d4. Tenga en cuenta que solo las entradas a las Áreas 12 y 15 tienen las guadañas mencionadas en el módulo.
Lanza la iniciativa al comenzar el desafío de habilidad; en 3 fallas, el aventurero más lento queda atrás. En 5 fallas, los dos aventureros más lentos quedan atrapados mientras sus compañeros llegan a un lugar seguro. Si los personajes lograron 4 éxitos antes de 3 fracasos, todos lo superan, agotados por el desgaste, y se ven obligados a llevar en sus corazones esta noche infernal para siempre.
El desafío de habilidad comienza tan pronto como el grupo derrota o decide huir del Montículo en el sótano. Las habitaciones de la casa se modifican de las siguientes maneras:
38. CÁMARA DE LOS RITUALES
Cuando las PC se mueven para huir, el rastrillo se cierra de golpe. En un fracaso, los aventureros se revuelcan en la indecisión o luchan por forzarlo a abrir, escapando eventualmente a costa de 1 cheque fallido.
Se sugieren las siguientes habilidades para superar este obstáculo:
-El atletismo se puede usar para forzar la apertura del portcullis o destrabar la rueda. (DC moderado) 15
-Las herramientas de Thieves 'o Tinker se pueden usar para evaluar el daño a la rueda y manipular sus engranajes para desatascar el portcullis. (DC moderado) 15
-La prespicacia o la investigación se pueden utilizar para recordar o racionalizar que el corredor cercano al Área 36, la Prisión, podría tener una puerta secreta. (DC dificil) 20
La percepción se puede utilizar para detectar la puerta oculta al Área 36, la prisión, proporcionando otro medio de escape de la cámara. (DC moderado) 115
26. POZO CON ESTACAS OCULTO
Aquí no hay ningún obstáculo obligatorio, pero sí una trampa que los aventureros podrían no haber encontrado previamente. Ejecútelo tal como está en el módulo de la Casa de la Muerte: es necesaria una comprobación de Sabiduría (Percepción) DC 15 para notar la trampa. El primer personaje en pisar la sección atrapada cae propenso y recibe 1d6 de daño contundente, más 2d10 de daño penetrante de los picos. El pozo tiene 10 pies de profundidad.
A su discreción, esto puede servir como un obstáculo. Un jugador puede solicitar, incluso gritar, la oportunidad de evitar que un personaje caiga al pozo. Si es así, cuenta como un éxito o un fracaso para el desafío de habilidad; de lo contrario, trate esta área como un obstáculo. Algunas comprobaciones de habilidades sugeridas por los jugadores pueden incluir:
-Las herramientas de Carpenter o Woodcarver se pueden usar para notar cuán podridas están las tablas y entender que no son seguras antes de que todo se pierda. (DC moderado) 15
-Juego de manos se puede usar para agarrar el cinturón del personaje que cae o agarrarse en el borde, evitando su propia caída. (DC fácil) 10
-Las acrobacias pueden permitir que un personaje desvíe su impulso hacia un salto, aterrizando con seguridad en el lado opuesto. (DC moderado) 15
31. SANTUARIO DEL SEÑOR OSCURO
Entrais corriendo al santuario donde un silencio sepulcral se yuxtapone al ruido infernal que os perseguía. Alcanzais apenas a soltar un suspiro cuando un crujido retumba por la sala. Frente a ustedes pueden ver como una sonrisa diabolica se forma en la estatua al centro de esta mientras os sigue con la mirada. El orbe de su mano explota y enjambres de manos de las víctimas de la mansión en forma de sombras se lanzan hacia ustedes con el fin de reternlos para toda la eternidad.
Las manos trataran de atrapar al último de ustedes, en caso de fallar este sufrira 1d6 de daño y un fallo. Si los pc se mantienen en la sala por mucho tiempo, la estatua comenzara a moverse hacia estos mientras se ríe. No puede ser destruida y es extremadamente lenta
25. POZO Y APOSENTOS DE LOS CULTISTAS
La sala se ha oscurecido por una niebla negra antinatural. En el pozo, se ha despertado un esqueleto de su sueño y se enfrenta al último personaje que se mueve a través de esta cámara.
-La acrobacia o el atletismo se pueden usar para romper la garra. (DC fácil) 10
-La perspicacia puede usarse para recordar los pasos de uno, si los personajes exploraron esta sala de antemano. (DC fácil) 10
-La percepción se puede utilizar para navegar en la oscuridad, escuchar el esqueleto antes de que golpee o encontrar a su víctima. (DC moderado) 15
En un fracaso, el aventurero es casi tirado al pozo donde luchan contra el esqueleto que busca ahogarlos; en última instancia, la víctima escapa, pero no es peor por el desgaste.
27. COMEDOR
-Los gritos rasgan las profundidades oscuras. Grita por piedad, por ayuda, por un final rápido. Te encuentras con un hombre encadenado a la mesa de madera, golpeando, gritando. ¡Una herida recorre todo su vientre, desde el cual la sangre late al ritmo de su corazón! No importa cómo o de dónde vino, pero a lo lejos, los escuchas: ¡los cultistas, cantando, hambrientos! ¿Puedes silenciarlo antes de que esos voraces caníbales te ataquen?
Un fantasma del pasado sangriento de la Casa de la Muerte se ha hecho carne una vez más, y el balbuceo loco amenaza con atraer a los cultistas fantasmales a la ubicación de los aventureros. Tiene las estadísticas de un plebeyo restringido con 1 punto de golpe restante y está atado por cadenas. (AC 10)
Si los personajes permanecen aquí, cinco cultistas (sombras) llegan en 2 rondas y descienden sobre el hombre si aún permanece. Si es liberado, tropieza por los corredores oscuros, balbuceando locamente antes de desvanecerse. Si es asesinado, no muere en silencio.
-El atletismo se puede usar con un arma para romper las cadenas del hombre, mientras que -las herramientas de los ladrones pueden desbloquearlas. (DC dificil 20 / moderado15)
-El engaño o la persuasión pueden usarse para engañar al hombre a la calma. (DC moderado)15
-La medicina se puede usar para curar sus heridas, si el personaje tiene un kit de curación con 1 acción. (DC moderado)15
Los hechizos que restauran los puntos de golpe (palabra curativa, curar heridas) se pueden usar para curar al hombre que grita. (Éxito automático)
Un éxito aquí significa que este espíritu solitario, débil como puede ser, dedica todo su poder sobrenatural a ayudar a los aventureros.
3. MADRIGUERA DE LOBOS
Death House ha animado a los lobos disecados en la guarida e inundó la habitación con humo cegador. Los lobos tienen las estadísticas de un lobo pero con vulnerabilidad a los cortes, perforaciones y daños por fuego; su ataque de mordida inflige 1 daño penetrante; y no necesitan respirar. https://www.worldanvil.com/uploads/images/2c489381872ab61be7b7f8b06e549aaa.png
-El manejo con animales se puede utilizar para someter a los lobos; Los espíritus perdidos de las bestias todavía obedecen tales leyes primitivas de la naturaleza. (DC moderado)15
-El sigilo se puede usar para pasar a los lobos sin ser detectados. (DC fácil) 10
-Se pueden usar hechizos nivelados (éxito automático) o cantrips (DC 13 - Moderado) como ilusión menor o amistad animal para distraer o dominar a los lobos.
21. ESCALERAS SECRETAS
Las paredes de esta escalera se han cubierto con enjambres de arañas polito. A medida que las PC huyen por los escalones, una enorme araña gigante surge desde el techo hacia las profundidades, tratando de arrastrarlos hacia abajo. Una PC que falla aquí pierde tiempo luchando contra la araña.
-El manejo de animales o la intimidación se pueden usar para ahuyentar a la araña, especialmente si se usa fuego o se realiza un ataque. (DC moderado) 14
-El atletismo se puede usar para sacar al personaje de la red o para evitar que la araña lo arrastre. (DC moderado)15
-Se pueden lanzar hechizos nivelados (éxito automático) o cantrips (DC 8 - Fácil) para someter a la araña o quemar la telaraña (p. Ej., Amistad animal, producir llama y rayo de fuego).
15. APOSENTOS DE LA NIÑERA
-Cuando corres hacia la puerta, escuchas a una mujer gritar: "¡Dime que empuje, una vez más, Inala! ¡Una vez más, lo juro por el Señor de la Mañana!" pero sus maldiciones son rápidamente consumidas por gritos de dolor.
Entras en la habitación: las mujeres se agolpan alrededor de una niña acostada en la cama, con los pies en alto. Su cara se retuerce de dolor mientras una comadrona dice: "Viene el bebé, pero ... ¡Dios, primero son los tobillos!"
El balcón, la única forma de salir de esta maldita mansión, yace cerca, y con horror frustrado, ves que la puerta ha sido reemplazada por hojas de guadaña ensangrentadas que parecen girar aún más rápido cada vez que las contracciones de la chica se desatan.
Los recuerdos del pasado cobran vida: mientras Elisabeth echa humo con mudo desdén en la Sala del señor, la niñera está dando a luz al bastardo Walter. Varios asistentes abarrotan la habitación mientras el bebé está coronando, pero él sale primero con los tobillos. Las cuchillas de la guadaña giran en la puerta del balcón mientras la niñera está de parto, girando cada vez más rápido durante sus contracciones. Para escapar de la mansión, los aventureros deben atravesar esa puerta.
Si el grupo no hace una prueba de habilidad para este obstáculo, acumula un fallo, y cada criatura que pasa por la puerta debe tener éxito en un tiro de salvación de Destreza DC 15 o recibir 2d10 de daño cortante. De todos modos, pasan por la puerta y llegan al Área 15C, el Balcón de la enfermera.
Si el grupo intenta un chequeo de habilidad pero falla, no se necesitan tiradas de salvación de Destreza.
-La acrobacia o la investigación se pueden usar para atravesar la puerta ileso; el aventurero que realiza el chequeo toma un papel de liderazgo al guiar a sus compañeros a través de las cuchillas. Esta comprobación se realiza solo una vez para todos los personajes presentes. (DC moderado) 15
-La perspicacia puede usarse para medir cuándo las contracciones de la niñera están a punto de comenzar o finalizar. (DC moderado)15
-Se pueden usar medicamentos para ayudar en el parto: Walter sale primero con los tobillos, lo que representa un riesgo significativo para él y la madre. Las cuchillas de la guadaña dejan de girar por completo si esta prueba de habilidad tiene éxito. (DC duro) 20
15.C BALCÓN DE LA NIÑERA
Death House ha puesto toda su energía restante para afectar a sus presas con un poderoso hechizo de fuerza fantasmal (no se requieren lanzamientos de salvación). El balcón se ha convertido en un acantilado que cae a mil pies debajo frente a ellos (una representación inquietantemente precisa de las Cataratas Tser de Barovia). Solo con coraje, habilidad o agudeza pueden los aventureros conquistar el acantilado ilusorio sin destruir sus mentes en el proceso.
Si no se aplican habilidades o hechizos, los personajes acumulan una falla y cada criatura que simplemente saltó debe hacer un lanzamiento de salvación de Sabiduría DC 15 o recibir daño psíquico 2d6 y se despierta para encontrarse destrozado al pie de la mansión Durst luego de una cantidad de tiempo desconocida. En un éxito, una criatura recibe la mitad del daño. Escalar por los acantilados lleva menos de un minuto, pero parece que toma una hora.
-La acrobacia, el atletismo o la supervivencia se pueden combinar con herramientas como una cuerda o un kit de escalada para escalar el acantilado y llevar a otros hacia abajo. (DC moderado) 15
-Conocimiento arcanos se pueden usar para comprender el poderoso hechizo de fuerza fantasmal en el trabajo, que sus psiques pueden ser destrozadas si se arrojan sin precaución al viento; que tal vez la mejor manera de sobrevivir es hacerse una imagen mental de la ilusión. (DC moderado)15
-La investigación se puede utilizar para destruir la ilusión aprovechando la fuerza de la mente. (DC dificil) 20
-Hechizos que ralentizan o afectan el vuelo, como la caída de plumas; o eso imbuiría de valor a las criaturas, como el heroísmo puede usarse para conquistar la ilusión; ambos tranquilizan la psique de los personajes, engañando a su subconsciente creyendo que todo estará bien. (Éxito automático)
11. BALCÓN
La puerta del baño se abulta hacia afuera y luego explota en astillas. Una inundación de agua sucia se estrella, amenazando con empujar las PC lejos de las escaleras.
-El atletismo puede usarse para mantenerse firme y resistir la inundación; otros aventureros pueden prepararse contra el personaje o inclinarse para que él o ella se lleven la peor parte de la inundación. (DC moderado)15
-La naturaleza o la supervivencia se pueden usar para recurrir a experiencias pasadas o al conocimiento de inundaciones repentinas, lo que permite que un personaje en esa fracción de segundo tome las precauciones necesarias (colgar del otro lado del balcón, saltar a una puerta cercana, etc.). Los personajes con el fondo Outlander tienen ventaja en tal verificación. (DC moderado)15
-Juego de manos se puede usar para agarrarse del balcón o las lámparas de aceite montadas en la pared antes de ser barridas. (DC fácil)10
12. DORMITORIO DEL SEÑOR
Los recuerdos del pasado han cobrado vida; En la víspera del nacimiento de Walter, los Durst están inmersos en una guerra fría. La suite es tan fría e implacable como su matrimonio; mientras Gustav pasea por la habitación, Elisabeth echa humo con mudo desdén por su vanidad. De vez en cuando, los dos estallan en una nueva ronda de discusiones, y las guadañas giran cada vez más rápido.
No del todo fantasmas, pero no del todo ilusiones, los Durst son representativos de la carnicería emocional de la mansión. Las guadañas en la puerta están conectadas al temperamento de los dos. Y para escapar, la fiesta debe atravesar esas guadañas.
-La suite principal se ha vuelto extremadamente fría: un hombre bien vestido camina por la habitación mientras una mujer se mira en el tocador, sus ojos despreciativos como para preguntarse por qué no fue suficiente para su marido. Reconoces a los Durst vivos y en la carne: cómo o por qué no importa. Los dos caen entre episodios de silencio y rabia explosiva, discutiendo sobre la infidelidad de Gustav.
Miras hacia la esquina de la habitación, hacia el balcón, ese dulce, dulce balcón, la puerta para salir de esta maldita mansión, y en la puerta giran cuchillas de guadaña oxidadas. Miras hacia atrás: Elisabeth te está mirando y gruñe: "¡Sierva! ¡Fuera! ¡Fuera! ¡Vuelve solo cuando haya nacido el bastardo!"
Notas con creciente frustración que mientras Elisabeth te gruñe, las cuchillas de la guadaña giran a toda velocidad, girando cada vez más rápido.
Si el grupo no hace una prueba de habilidad para este obstáculo, acumula un fallo, y cada criatura que pasa por la puerta debe tener éxito en un tiro de salvación de Destreza DC 15 o recibir 2d10 de daño cortante. De todos modos, pasan por la puerta y entran al Área 12C, el Balcón Maestro.
Si el grupo intenta un chequeo de habilidad pero falla, no se necesitan tiradas de salvación de Destreza.
-La acrobacia o la investigación se pueden usar para atravesar la puerta ileso; el aventurero que realiza el chequeo toma un papel de liderazgo al guiar a sus compañeros a través de las cuchillas. Esta comprobación se realiza solo una vez para todos los personajes presentes. (DC moderado)
-La perspicacia puede usarse para medir las emociones de Elisabeth o Gustav, encontrando el mejor momento posible para dar el salto. (DC fácil)
-La persuasión puede usarse para calmar a los Durst, aunque sea por un momento. (DC moderado)
12.C BALCÓN DEL SEÑOR
Death House ha puesto toda su energía restante para afectar a sus presas con un poderoso hechizo de fuerza fantasmal (no se requieren lanzamientos de salvación). El balcón se ha convertido en un acantilado que cae a mil pies debajo frente a ellos (una representación inquietantemente precisa de las Cataratas Tser de Barovia). Solo con coraje, habilidad o agudeza pueden los aventureros conquistar el acantilado ilusorio sin destruir sus mentes en el proceso.
Si no se aplican habilidades o hechizos, los personajes acumulan una falla y cada criatura que simplemente saltó debe hacer un lanzamiento de salvación de Sabiduría DC 15 o recibir daño psíquico 2d6 y se despierta para encontrarse destrozado al pie de la mansión Durst luego de una cantidad de tiempo desconocida. En un éxito, una criatura recibe la mitad del daño. Escalar por los acantilados lleva menos de un minuto, pero parece que toma una hora.
-La acrobacia, el atletismo o la supervivencia se pueden combinar con herramientas como una cuerda o un kit de escalada para escalar el acantilado y llevar a otros hacia abajo. (DC moderado) 15
-Conocimiento arcanos se pueden usar para comprender el poderoso hechizo de fuerza fantasmal en el trabajo, que sus psiques pueden ser destrozadas si se arrojan sin precaución al viento; que tal vez la mejor manera de sobrevivir es hacerse una imagen mental de la ilusión. (DC moderado)15
-La investigación se puede utilizar para destruir la ilusión aprovechando la fuerza de la mente. (DC dificil) 20
-Hechizos que ralentizan o afectan el vuelo, como la caída de plumas; o eso imbuiría de valor a las criaturas, como el heroísmo puede usarse para conquistar la ilusión; ambos tranquilizan la psique de los personajes, engañando a su subconsciente creyendo que todo estará bien. (Éxito automático)
6. SALÓN DEL PRIMER PISO
Las armaduras han sido animadas por Death House, pero no son verdaderas armaduras animadas. A los efectos del combate potencial, tienen un CA 12, 5 puntos de golpe cada uno, inmunidad al veneno y daño psíquico, y -1 a la Fuerza. Cada palo puede hacer un ataque de lanza (+2 al golpear, 1 daño de perforación) contra objetivos dentro de 5 pies; estos ataques pueden hacerse con ventaja (y los ataques cuerpo a cuerpo contra ellos con desventaja) dependiendo de si hay atacantes debajo de ellos en la escalera.
-El atletismo puede ser utilizado por un personaje con un escudo o protección similar para cargar los rangos, con la esperanza de derribar las estatuas. En caso de falla, pueden ser lanzados hasta cuatro veces. (DC moderado)15
-Las acrobacias se pueden utilizar para saltar al otro extremo de la escalera en espiral. (DC moderado)15
-Las herramientas o la investigación del herrero se pueden usar para determinar las debilidades de la formación, ya que sin los hombres detrás de la armadura, tienen significativamente menos fuerza. Los personajes con antecedentes de Soldado tienen ventaja en tal verificación. (DC moderado)15
4. COCINA Y ALACENA
A medida que un personaje entra o sale del montaplatos, el horno escupe una columna de fuego. Cualquier personaje en la habitación debe hacer un tiro de salvación de Destreza DC 12 para trepar al montaplatos, trabajando la cuerda y la polea antes de quemarse. Si falla, una criatura sufre 1d6 de daño de fuego, pero continúa hacia arriba. La explosión sacude la totalidad de la mansión.
1.B ENTRADA
Para su horror, los personajes descubren que las puertas delanteras se están volviendo lentamente tapiadas, y detrás de ellas, las puertas del Salón Principal comienzan a cerrarse. Los personajes pueden hacer un tiro de salvación de Destreza DC 12 para arrojarse al Salón Principal antes de que las puertas se cierren. De lo contrario, lea lo siguiente:
Las puertas de la sala de caoba detrás de ti se cierran con un trueno ominoso. Miras alrededor de la habitación, desesperado por escapar, y cuando miras hacia la salida, ves que el tercio inferior de la puerta principal ha sido reemplazado por ladrillo. Desafiando toda lógica, la madera se ha fundido en las filas de ladrillos mohosos. Parpadea, y para su creciente horror, en ese lapso de segundo, más de la puerta se ha convertido. Mantienes los ojos bien abiertos para no desperdiciar tu oportunidad de derribar la puerta ... Es entonces cuando una nube fétida de suciedad entra, picando tus ojos y llorando. Las paredes ahora son frágiles, podridas. El papel tapiz cuelga en astillas, y desde detrás del yeso, una avalancha de ratas irrumpe en el suelo, arrastrándose por los pies y rascándose la carne.
Un PC que intenta una prueba de habilidad en esta sala debe tener éxito en un tiro de salvación de la Constitución de DC 10, o el hedor de las ratas hace que vacilen, lo que les da desventaja en su verificación.
-Atletismo o combate pueden usarse para atravesar las paredes podridas y quebradizas (Easy DC 10); la puerta principal tapiada (Hard DC20); o las puertas atascadas del pasillo. (DC moderado15)
-La naturaleza, la intimidación o el trato con animales se pueden utilizar para mantener alejadas a las ratas. (DC moderado) 15
-La percepción o investigación puede permitir que una PC vea un punto débil donde los ladrillos se han debilitado y se han desmoronado. (DC moderado)15
1.A ENTRADA
Este desafío se lleva a cabo solo si un o más de los PC aún está en posesión de los espíritus de Rose y Thorn. A medida que las PC se acercan a la puerta de hierro, los fantasmas luchan con las PC por el control de sus cuerpos, y ruegan y suplican a las PC que se queden atrás.
-El atletismo puede ser utilizado por un personaje no poseído para forzar a un PC poseída a superar el umbral. La PC poseída debe tener éxito en una tirada de salvación DC 10 -Sabiduría o recibir 1d4 de daño psíquico a medida que el espíritu es violentamente arrancado de su cuerpo. (DC duro) 20
-La persuasión o la intimidación se pueden utilizar para convencer a los espíritus de sus riesgos involuntarios. (DC fácil) 10
-Conocimiento Arcanos o la Religión pueden permitir que un personaje recurra a sus reservas de magia o fe, respectivamente, disipando con fuerza el alma intrusa. (DC moderado) 15
ESCAPAN
Si alguno PC estaba atrapada dentro de la Casa de la Muerte, Norganus, el Dedo del Olvido les aparece como en un sueño. Los PC atrapados se ven arrastrados a través de las puertas de la Casa de la Muerte, sus piernas y tobillos incautados por espíritus chillantes y ghouls silbantes. Justo antes de cruzar el umbral, Norganus se les aparece:
Una sombra alta y oscura con rasgos indistinguibles. Con una voz suave y sibilante, les pide que tomen su mano, un vacío negro como la tinta gotea de sus dedos en forma un exudado y exuberante líquido. Él lamenta su potencial desperdiciado y promete liberarlos de estos "muertos inquietos".
Si los PC toman su mano y aceptan el oscuro regalo de Norganus, se despiertan en la hierba alta frente a la casa. Los PC que han resucitado de esta manera obtienen el rasgo “Tocado por las nieblas”, lo que las deja contaminadas por el malvado toque de Norganus. Los gatos maúllan y la leche se agria al acercarse, y detectan como muertos vivientes mal alineados a la magia de adivinación. Estos rasgos permanecen hasta que el personaje recibe un hechizo de eliminación de maldición. Además, cualquier PC marcada por Norganus gana específicamente uno de los siguientes Dark Gifts:
-Los ojos del personaje se derriten, dejando cuencas vacías. Él o ella tiene desventajas en las pruebas de Carisma (Persuasión), pero obtiene visión ciega a un rango de 60 pies. El personaje es ciego más allá de esta distancia.
-La piel del personaje es fría y pegajosa al tacto. El personaje gana resistencia al daño por frío y vulnerabilidad al daño por fuego.
-Por la noche, el personaje puede gastar 1 dado de golpe para moverse a través de objetos sólidos como si fueran terrenos difíciles. Un personaje que termina su turno dentro de un objeto recibe 5 (1d10) de daño de fuerza. El personaje cuenta como una criatura no muerta con el propósito de hechizos y efectos como convertir muertos vivientes.
Independientemente del resultado final del ritual, Strahd es consciente de los eventos que sucedieron en la Casa de la Muerte, y puede burlarse de los PC por sus decisiones en la mazmorra.
STRAHD:
La party encuentra una pequeña canasta de regalo en el suelo afuera de Death House. Dentro hay una nota con las palabras "Bienvenido a Barovia", firmada con una letra cursiva S; una botella de Purple Dragon Crush; y una carta con un sello elgante con las palabras: "Entregar a: Maestro Ismark Kolyanovich". Se lee de la siguiente manera:
Maestro Kolyanovich
Lamento tu pérdida, de verdad. Pero seguramente ahora deberia de entender la futilidad de sus esfuerzos. Te ofrezco un intercambio simple:
Entregame a Tatyana y veré que quedes en paz.
Tu temible señor y maestro,
Strahd von Zarovich
Creditos: Traducido por Cookiedemon24 y modificado en cierto lugares. Texto original de A Campaign Guide by DragnaCarta
submitted by Cookiedemon24 to CurseofStrahd [link] [comments]


2019.11.19 09:26 Davidemagx Hambriento

Recuerdo cuando llegaste a mi vida o llegué a la tuya, eras apenas un jovencito y yo lo era también. Acababas de llegar a la ciudad con tu familia, desde algún lugar, todavía estabas de mudanza pero jugabas despreocupado en el frente de la casa. Agarraste tu bicicleta y saliste a dar vueltas en la manzana cuando por la vereda, al doblar la esquina nos vimos mutuamente y supimos en ese mismo instante que seríamos para siempre el uno para el otro.
Cuando tu mirada inocente se posó sobre la mía me sentí feliz y no pude esconderlo. Nunca supe disimular mis emociones, es un defecto o quizás mi naturaleza que no me permite ser otra cosa más que sincera pero vos también eras sincero conmigo, por eso nos unió la existencia, para ser ambos por siempre. Tus padres parecieron encantados cuando les presentaste a tu nueva amiga, yo, y sé que era muy pronto pero aún así supe que te amaba para ése inmediato entonces.
Crecimos juntos como los mejores hermanos, aunque en el fondo eras más que un hermano para mí. Eras casi un ser divino, tu juventud casi inmutable contra la mía que ya estaba más avanzada que la tuya al conocernos.

Recuerdo las horas en el jardín jugando en el césped recién cortado, el olor fresco, la brisa y nuestras voces haciéndose oír en todo el barrio. A veces mis hermanos se unían al juego, a veces mamá pasaba por tu casa y era invitada a comer por tus padres. Eventualmente quedé sin ellos, mis hermanos se fueron lejos y mamá murió en un accidente, atropellada por un borracho que emanaba el alcohol por los poros y me quedé sola. Sola pero con ustedes, que eran mi segunda familia, y los amaba. ¡Cómo los amaba! Me hacían feliz...
Me daban mucha comida, más de la que podía terminar pero insistían en que comiera todo y yo obedecía y comía y comía más de lo que toleraba y vomitaba en el piso y se enojaban conmigo pero lo entendía. Yo era una chica mala por ensuciar y me castigaban dándome baños de agua fría. Pero los amaba y eran mi única familia.
Pasaron los años y a mi cuerpo se le sumaron los kilos de haber comido todo lo que me dieron. Ustedes no engordaron como yo, siempre esbeltos, me sentía mal por no poder salir con vos de paseo, por no poder bajar o subir las escaleras sin ayuda. Podía verlo en tus ojos, no te gustaba ya siquiera mirarme, como si de mí hubieses sentido vergüenza... Y me dolía ese rechazo, pero te amaba y todavía me hacía feliz verte, no podía disimularlo. Nunca pude, es un defecto de mi naturaleza. El hambre, sin embargo, mi hambre ya no tenía medida, exigía y pedía y si no me daban me ponía agresiva con ustedes. ¿Y ustedes? De pronto se volvieron monstruos, empezaron a maltratarme, primero verbal, "¡Gorda de mierda!", "¡Inútil!", "¿Para qué puta te tenemos?", y el tono negativo en su voz me dolía y no podía disimularlo. Agachaba la cabeza y comía lo que hubiese en mi plato. Más me dolían sus golpes ¿Qué culpa tenía yo de ser así? Ustedes me lo hicieron! Ustedes a los que ya los años los empezaban a tratar con la misma inclemencia, ustedes que día a día engordaban como yo y que olían a las mismas porquerías que consumían. PEro aún así los amaba, aunque los miraba desde mi lugar con ojos desconfiados. Ya no sabía si el tono amable de su voz escondía una caricia o un golpe, pero yo tenía hambre y ustedes me forzaban a ser amable para poder comer hasta que un día en un arranque de ira me defendía de él, de tu padre, que me había estado dando cintazos. Se ofendieron todos, se olvidaron de todo lo que me hicieron, ¿debía agachar la cabeza y seguírselos permitiendo? al menos ahora sabían que no debían joder así conmigo.
Perdonen, por favor, en parte fue mi hambre lo que me llevó esa vez a abrir la heladera y hacer el desastre que había hecho. ¿Lo tenía merecido? Tal vez sí, aunque no creo que como lo hicieron. Ahora ninguno me habla, ninguno me mira siquiera. Actúan con mucha indiferencia y hasta me suelen echar de la casa. Decidieron como castigo no darme de comer... Y tenía hambre. Mucha hambre. Y los amaba, eran mi familia. Los amaba más de lo que hubiese amado a mi mamá o a cualquiera de mis siete hermanos, en donde quiera que estén.
Resolví ser una buena chica otra vez y ganarme su amor, recuperar lo que había perdido. Entonces trajiste a la casa a esa puta, esa mujer que desde un principio no me agradó. Te quedaste con ella a pesar de mis protestas, y no hacías caso de nada de lo que decía. La puta estaba preñada, por eso estabas con ella. ¿Y yo? Olvidada por vos como si nada, como si no existiera y mi castigo se prolongaba... Tenía hambre, mucha hambre. Ahora que comía menos había perdido peso y había recuperado parte de mi agilidad. No mucha pero la suficiente para moverme alrededor de la casa sin agitarme. Aún así tenía hambre, mucha hambre... Y me fui a buscar entre la basura lo que ustedes no querían darme, y bajaste las escaleras a la cocina para verme con la cara enterrada en la inmundicia, feliz de verte y feliz de estar comiendo. Me insultaste, me llamaste cosas que antes no me habías llamado, y vi como tus ojos se llenaron de fuego. Viniste hacia mí y me agarraste del cuello, tirándome en un sólo brusco movimiento hacia atrás y arrojándome casi por los aires. Caí de espaldas, fuerte, y lancé un gemido de dolor que pareció encender tu cólera y te lanzaste sobre mí como un animal, a patadas y puñetazos y yo gritaba y lloraba. Y yo te amaba... Te amaba... Y te amaba hasta que mis instintos afloraron y me defendí. Perdón por haberte lastimado, juro que no era mi intención, pero no podía dejar que siguieras lastimandome a mí. Me acerqué a vos para examinar la herida que te había provocado, tenía hambre, me tenté y solo pude dar un bocado...

Gritaste y me pegaste pero ahora que te había probado sabía que era mucho mejor que cualquier otra cosa que hubiese comido antes. Tiré, sacudí, mordí y arranqué cuanta carne y gritos pude de vos. Por suerte en la casa no había nadie más, por suerte los vecinos tampoco vinieron, por suerte pude darme el placer de comer tranquila aunque con desenfreno mientras gritabas agonizando y el suelo de la cocina se teñía de rojo con el charco de sangre que crecía alrededor tuyo salpicaba las paredes y hasta el techo hasta que el olor a hierro cubría el ambiente... Éste apetito, sin embargo, era algo nuevo. No podía saciarse, al menos no con vos.
Pronto escuché el auto estacionarse en la entrada y corrí a esconderme, entraron tus padres y la puta la casa y te llamaron sin saber que no ibas a responderles. La puta te encontró, destrozado y retorcido en medio del carmesí de tus jugos y sentí placer al escuchar su horror resonar en la casa. Supieron quién fue la culpable, pero ya no iban a encontrarme, me había escapado aprovechando que dejaron la puerta abierta cuando todos se fueron a la cocina. Debo decirte que no pensaba volver, pero me traicionó el hambre... Y el rencor...

Deberían haber cerrado la puerta de atrás cuando se fueron a dormir, jamás se enteraron de mi intrusión con sus ronquidos. Aunque días después, la casa aún olía a tu sangre y si supieras ahora, también huele a la de ellos.
Tu padre dormía en el sillón del living, oliendo pesado a tabaco y alcohol, no pudo gritar después de que le arrancara la garganta de un mordisco, y fue en vano querer ponerse de pié conmigo encima ya dándome festín en su vientre abierto. Sólo logró rodar de costado y caer sobre el suelo de frente. Nadie sospechó de la carnicería escaleras abajo.
Tu madre estaba dormida, olía a pastillas. No me escuchó abrir la puerta de la pieza ni me sintió trepar a la cama. Curioso, fue la que menos sufrió de todos. Quizás por haber estado sedada. No quise comer de ella por temor a sedarme yo con los residuos en su sistema. Morderle la yugular y dejar que se desangre, solamente eso. A ella la dejé para el final...
Me guardé el mejor bocado para el final, estaba dormida en la que era tu pieza, de costado. Me acerqué despacio hasta el borde de la cama y la olí bien, la panza. Podía escuchar el latido del corazón y aunque estaba dentro de su piel, tenía tu mismo olor. Podía adivinar que tendría el mismo sabor, incluso mejor por ser carne tierna. Ella abrió los ojos, lo último que llegó a ver fueron mis dientes cerrarse sobre su rostro entero. Por suerte mi boca ancha cubría la totalidad de él. Pronto dejó de patear y manotear, se quedó sin aire y se desvaneció, pero aún estaba con vida. Podía escuchar su corazón latiendo con debilidad y al corazón del bebé acelerado. Sabía lo que venía, quizás...
Mordí con fuerzas, trabando la mandíbula, el vientre de la puta y arranqué en un sólo tirón el cuero grueso, exponiendo entrañas y la bolsa intacta donde el bebé se movía agitado, formando el rostro en expresiones que sólo podía interpretar como pánico. Ensucié hasta el techo cuando lo sacudí en el aire, fauces cerradas en todo su cuerpo frágil y sus huesos crujían en cada sacudón. Fue mi último bocado, ya no tenía hambre y abandoné de una vez por todas ese lugar.

Ahora estoy aquí entre los arbustos, vigilando el jardín de una casa muy lejos de la tuya. No puedo volver ahí, me están buscando... Vigilo, veo gente que parece amable, feliz. Finjo timidez y me acerco a ellos, los niños me ven y se acercan a mí sonriendo emocionados, ya no soy la gorda que era, huir me recuperó el peso y la contextura física ideal. Tengo fuerza y agilidad. Me acarician, huelen bien, les lamo el rostro y meneo la cola con euforia. Estoy feliz y no puedo esconderlo. Siempre fue mi defecto, perdón, no poder esconder mis emociones. Tienen buen sabor.
Sus padres se acercan a verme, parecen contentos de que esté allí. Si todo va bien, esta noche tendré de comer... Me pregunto tendrán el mismo sabor que vos. Me lo imagino y babeo, agito la cola con fuerza y lanzo gemidos de ansiedad que ellos interpretan como felicidad y hago esfuerzos que van más allás de mi animal ser para controlar mi hambre y no lanzarme sobre la niña cuando me da un beso en el hocico. Perdón, es mi defecto, no saber disimular mis emociones. Es mi naturaleza.

fin.
submitted by Davidemagx to ArgentinaFantastica [link] [comments]


2018.06.08 20:41 master_x_2k Agitación XII

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

_______________________Agitación XII_______________________

“Información”, repitió Glory Girl.
Tattletale giró las llaves alrededor de uno de sus dedos, “Por ejemplo, no es exactamente del conocimiento público que Panacea fue adoptada.”
“No es un secreto tampoco. Está en el registro oficial.”
“Registros falsificados,” Tattletale sonrió.
Glory Girl miró a su hermana.
“Déjame contarte una pequeña historia. Corrígeme si me equivoco con alguno de los detalles. Once años atrás, solo cinco años después de que las capas realmente comenzaran a aparecer, había un equipo operando por allí, llamándose la Brigada de Brockton Bay. Lady Photon, Manpower, Brandish, Flashbang, Fleur y Lightstar. Terminan enfrentando a un villano en su propia casa y es una pelea bastante decente. Le dan una paliza, y como era un verdadero bastardo, lo enviaron directo a la Pajarera.”
“Puedes parar ahora”, dijo Glory Girl, “Hiciste tu punto.”
“Oh, ni siquiera he llegado a la parte buena. Verás, encontraron a una niña escondida en el armario. Su pequeña niña, poco más que un bebé,” Tattletale sonrió a Panacea, “Dadas las probabilidades de que alguien con poderes tenga un niño con poderes, y sabiendo cómo la pequeña nunca podría tener una vida normal cuando inevitablemente se corra la voz sobre su pasado, terminaron acogiéndola.”
“Ya conocemos esta historia”, respondió Glory Girl, con un tono ligeramente irritable.
Independientemente de lo que estuviese haciendo Tattletale, sentí que nos estaba dando más control sobre la situación. Comenté: “Esto es nuevo para . Estoy algo intrigada.”
“Lo que quiero decir, Glory Hole, es que conozco ese detalle que ustedes dos no conocen. O al menos, estoy dispuesta a ver todas las pequeñas pistas que tienen flotando adentro de sus cabezas y descubrir esa única cosa que hiciste el esfuerzo para evitar saber. Glory Hole tiene curiosidad, pero evita el tema porque su hermana quiere desesperadamente que lo haga, y Panacea... Bueno, si se lo digo, sospecho que haría algo muy estúpido.”
Podía sentir a Panacea desplomarse en mis brazos. La pelea había salido de ella.
“Entonces, Amy, ¿quieres saber quién es tu padre?”
Durante unos largos momentos, solo se escuchó el sonido de la lluvia golpeando el alféizar de la ventana, y el zumbido de los insectos aún en la habitación.
“¿Es así de malo?”, Pregunté en un medio susurro, tanto a Panacea como a Tattletale.
“No es el hombre lo que la molestaría tanto. Es el saber. Cada hora de cada día después de oírme decir su nombre, se preguntaría. Está aterrorizada de que empezaría a poner en duda cada parte de sí misma, preguntándose si lo heredó de él, o si ella es así por un deseo inconsciente de no ser él. ¿Lo que sabe ahora ya la mantiene despierta algunas noches, pero saber su nombre, saber quién es y qué hizo? Por el resto de su vida, ella se compararía con él. ¿No es así, Amy?”
“Cállate. Solo... cállate,” replicó Panacea, su voz llena de emoción.
“¿Por qué? Estoy en una buena racha. Esa no es la información más peligrosa que he recogido aquí. Sé cosas que son igual de malas.”
Vi un parpadeo de duda cruzar la cara de Glory Girl.
“Te haré un trato, Glory Hole. Entras en la bóveda, te encierras y no hablo sobre el tema. No diré la frase que destruiría a tu familia.”
Glory Girl apretó los puños, “No puedo hacer eso. Digo que no sabes nada, y si me equivoco, enfrentaré las consecuencias de lo que sea que digas.”
“Muy noble de tu parte. Muy egocéntrica también, que crees que el secreto y las consecuencias tienen que ver contigo y tu naturaleza impulsiva. No es así. Tienen que ver con ella. Tattletale dirigió el puntero láser hacia la frente de Panacea, “Tu tampoco quedarás bien parada, pero las consecuencias serían para ella. Humillación, vergüenza, un corazón roto.”
Podía sentir a Panacea endurecerse en mi agarre.
“La oferta sigue en pie,” Tattletale sonrió, “Durante los próximos doce segundos. Métete en la bóveda.”
“Eres una mentirosa de mierda”, escupió Panacea.
“Entonces, ¿por qué estás tan tensa?”, Le pregunté.
“Ocho segundos.”
Panacea se soltó abruptamente, tan violentamente que tuve que sacar el cuchillo para evitar que se cortara la garganta contra él.
Tattletale se apresuró a poner un escritorio entre ella y Panacea, pero Glory Girl se estrelló contra ella, llevándola a lo largo de la habitación. Se detuvieron justo antes de una pared. No es que Tattletale haya salido ilesa. Glory Girl empujó a Tattletale contra la pared, con una mano sobre su boca, y la sostuvo allí.
Mientras Panacea estaba distraída, pasé mi cuchillo en mi mano izquierda y agarré mi bastón. Apreté el gatillo mientras lo agitaba, dejando que el impulso del movimiento lo extendiera por completo. Panacea me vio venir, pero no sé si se dio cuenta de lo que estaba sosteniendo. La longitud del metal la golpeó en un lado de la cabeza. Ella se tambaleó unos pocos pies, luego cayó fuerte.
Desafortunadamente para mí, Glory Girl lo vio todo.
“¡Nadie jode con mi familia!”, Gritó, y su poder se intensificó. Mis rodillas se volvieron gelatina y mi cerebro simplemente dejo de funcionar de forma racional. Glory Girl me arrojó a Tattletale como un niño muy fuerte podría tirar a una muñeca de trapo, y yo simplemente me quedé allí parada como un ciervo a la luz de los faros.
El cuerpo de Tattletale colisionó con mi abdomen, quitándome el aliento. Las dos chocamos con un escritorio, enviando un monitor y una caja de archivos de plástico al suelo. Papel y fragmentos de monitor esparcidos por el suelo.
Todavía estábamos recuperandonos cuando Glory Girl comenzó a flotar hacia nosotros. Estaba luchando, sin éxito, para lanzar jadeantes bocanadas de aire a mis pulmones, mientras Tattletale estaba agarrando con fuerza uno de sus brazos contra su cuerpo, haciendo pequeños ruidos gimoteantes.
“Voy a pedir todos los favores que se me deben, y me endeudaré con el fiscal y cib quien sea que tenga, para que las envíen a la Pajarera”, prometió Glory Girl, “¿Sabes cómo es ese lugar? Una prisión sin guardias. Sin comunicación con el mundo exterior. Sin escapes hasta ahora, lo que es bastante sorprendente teniendo en cuenta que alberga a todos los peores y más poderosos villanos que hemos sido capaces de capturar. Ni siquiera sabemos con certeza si alguien está vivo allí dentro. Es solo un cubo donde arrojamos basura como tú, para nunca más tener que preocuparnos de ti.”
“Bichos”, gruñó Tattletale, casi demasiado bajo para escuchar.
No entendí su significado, pero aún estaba luchando por recuperar el aliento, así que negué con la cabeza.
“Y no tener contacto con el mundo exterior significa que no vas a hablar una mierda de lo que Amy quiera mantener en privado. Confío en mi hermana, confío en que tiene una razón para guardárselo.”
“Bichos. Cúbrela con un enjambre “, dijo Tattletale, respirando un poco mientras lo decía.
Entendí su significado. Cogí mi enjambre y me alegré de descubrir que mi poder funcionaba perfectamente. El trabajo de sabotaje de Panacea se había deshecho cuando maté a la última de las arañas. Orienté cada bicho que pude alcanzar contra Glory Girl.
Inútil. Sentí como si los hubiera puesto en un vidrio resbaladizo e innaturalmente fuerte.
“Idiotas”, la voz amortiguada de Glory Girl salió de en medio de la nube de insectos, “Soy invencible.”
Tattletale usó su brazo bueno para sostenerse, gimiendo: “Antes que nada, te advertí acerca de llamarme estúpida. Segundo, no, no eres invencible. No exactamente.”
Luego levantó su buena mano de su cinturón y apuntó una pequeña pistola contra Glory Girl.
El sonido fue ensordecedor. Realmente no tienes una noción de cuán intenso es un disparo en la televisión y las películas. Fue suficiente que me tomó unos segundos recuperarme. Solo un segundo después, me di cuenta de que mis bichos se habían abierto paso. Encontraron carne para pegarse, carne para morder, pinchar, pinzar y picar. Glory Girl cayó como una piedra y comenzó a agitarse violentamente.
“Ayúdame a ponerme de pie”, la voz de Tattletale se tensó, “Usar mi poder de esa manera en ellas tomó mucho de mí.”
Agarré su mano buena y la ayudé a levantarse. Con uno de sus brazos alrededor de mis hombros, nos apresuramos a salir del banco, juntos. Ella tiró la pistola en una de las bolsas más grandes de su cinturón.
“Qué-” Lo intenté, pero hablar solo me envió a un espasmo de toses dolorosas. Estábamos bajando los escalones de la entrada del banco antes de tener ganas de volver a intentarlo, “¿Qué acaba de pasar?”
“Ella no es realmente invencible. Esa es solo una idea que le gusta poner en la cabeza de las personas. Tiene un campo de fuerza alrededor de todo su cuerpo, pero se apaga cada vez que recibe un buen golpe, vuelve a encenderse unos segundos después. Lo supe cuando vi que tenía polvo en su traje. Polvo que su campo de fuerza la habría mantenido alejado. Mierda, esto duele.”
“¿Qué es?”
“Ella sacó mi brazo del zócalo cuando me tiró. ¿Puedes arreglar un hombro dislocado?
Negué con la cabeza. Sabía cómo, hablando en general, de las clases de primeros auxilios que había tomado, pero dudaba que tuviera la fuerza para lograrlo, y no quería perder el tiempo en poner a Tattletale en una buena posición para arreglar su brazo cuando necesitábamos desaparecer.
La pelea fuera del banco todavía seguía a nuestro favor. Solo Aegis estaba todavía en acción, y estaba bajo ataque de los tres perros y el cañón láser apropiado por Regent.
Grue salió de la oscuridad cerca de mí, aferrándose a Perra de la misma manera que yo estaba sosteniendo a Tattletale.
“Larguémonos”, dije.
“Hagámoslo”, estuvo de acuerdo, en su voz inquietante.
“Hola, hombre G”, Tattletale hizo una mueca, “¿Me pones el hombro en su lugar?”
Grue asintió. Ayudé a preparar a Tattletale mientras él empujaba su brazo nuevamente en su lugar. Él preguntó: “¿Qué pasó?”
“Era Glory Girl en el techo”, le expliqué, y luego tosí dolorosamente unas cuantas veces antes de añadir: “¿Podemos por favor irnos a la mierda?”
“¿Ustedes derribaron a Glory Girl?” Preguntó Grue, incrédula, mientras Perra se despertaba lo suficiente para silbar a sus perros.
“En cierto sentido”, replicó Tattletale, al mismo tiempo que yo señalé nerviosamente: “Ella podría venir tras nosotros en cualquier momento.”
Nos subimos a los perros, y Regent lanzó una salva de disparos desde el cañón láser hacia Aegis, golpeándolo contra el costado de un edificio hasta que la pared a su alrededor se derrumbó. Luego se detuvo para meter su Taser en el panel de control. Cuando el arma comenzó a humear, Regent descendió, saltando el último metro o metro y medio para aterrizar en la espalda de un perro. Él metió la patineta debajo de un brazo.
“Déjala”, dijo Grue.
“Pero-”
“Dispositivo rastreador. Hay que dar por sentado que cualquier artesano que valga la pena va a tener dispositivos de rastreo en sus cosas.”
“Es cierto”, respondió Tattletale, mientras Regent se volvía hacia ella. “Lo siento.”
“¡Carajo!”, Juró Regent. Metió su Taser en la parte inferior de la patineta como lo había hecho con el panel de control, y luego la arrojó al otro lado de la calle.
Estábamos montados con Perra sentada frente a Grue, principalmente para poder apoyarla, y Tattletale detrás de mí en Angelica, su brazo sano me envolvía. Regent estaba solo.
Grue levantó los brazos y llenó la calle de oscuridad.
Angelica salió corriendo, casi haciéndome caer del asiento, mientras corría de cabeza hacia la oscuridad absoluta. Estaba en una criatura de más del doble del tamaño de un caballo, sin una silla de montar, y ella no era adecuada para montar de la misma manera que un caballo. Tenía un pie apoyado en un cuerno de hueso que sobresalía de su costado, mientras que el otro colgaba. Mis manos estaban agarrando las correas que la habíamos colocado, lo único que me impedía hacerme caer hacia atrás, cabeza abajo, mientras se abalanzaba a una velocidad que probablemente superaría a cualquier automóvil en la carretera. No es que habría autos. La policía y los equipos de respuesta de parahumanos tendrían el área bloqueada alrededor de posibles luchas de capas. Para hacer que nuestro escape fuera aún más aterrador, sabía que el perro no podía ver. Ella estaba siguiendo a Brutus por el olor, y Brutus estaba siguiendo las instrucciones de Grue. El ciego liderando al ciego.
Debería haber estado aterrorizada, mis manos se acalambraban, no podía ver ni oír, sabiendo que podía caerme en cualquier momento, pero estaba eufórica. Incluso cuando Angelica se estrelló contra algo lo suficientemente fuerte como para casi derribarnos, no mató mi entusiasmo. Yo vitoreé, grité y aplaudí nuestra victoria, apenas escuchando yo misma el sonido mientras la oscuridad lo absorbía.
Lo habíamos logrado. Yo lo había logrado. Nos escapamos sin matar a nadie. Los únicos que realmente habían sido lastimados habían sido los Custodios, Glory Girl y Panacea, y eso se arreglaría cuando Panacea recuperara la conciencia, seguro. Cualquier daño a la propiedad había sido en gran parte culpa de los Custodios y Glory Girl. Tal vez había hecho algunos enemigos, había asustado a algunas personas inocentes, pero me estaría mintiendo si dijera que podría haberse evitado. En resumen, las cosas no podrían haber ido mejor.
De acuerdo, podrían haber ido mucho mejor, pero ¿cómo terminaron? Muy malditamente bien, en general.
Aegis habría salido de entre los escombros, volando para tener una vista de pájaro. Si Grue estaba haciendo lo que habíamos planeado, estaba llenando todas las calles y callejones por donde pasamos con oscuridad. Aegis no pudo ver dónde o si doblamos hacia atrás o qué calles tomamos, por lo que solo pudo identificar nuestra ubicación por los lugares donde apareció la oscuridad. Sin embargo, si intentaba acercarse para atraparnos, ya nos habríamos marchado cuando nos alcanzara. Todo lo que pudo hacer fue seguir nuestra ubicación general.
Justo cuando pensaba que no podría aguantar más, nos detuvimos. Tattletale y yo nos bajamos de Angelica. Alguien, probablemente Grue, empujó una mochila en mis brazos. Incluso trabajando en total oscuridad, logré ponerme el conjunto de ropa civil que habíamos escondido antes de dirigirnos al banco. Me entregaron un paraguas y con gratitud lo desplegué con mis manos rígidas.
Estaba tensa, esperando en la oscuridad, con solo la sensación de la lluvia en el paraguas para darme una idea del mundo más allá de mí misma y del paso del tiempo.
Pasó mucho tiempo antes de que el mundo apareciera de nuevo. Grue dijo que su oscuridad se desvanecía después de veinte minutos más o menos, pero se sintió mucho más tiempo que eso. Cuando la oscuridad se despejó, vi a Lisa sentada en los escalones de la parte delantera de una zapatería, con una correa en una mano y una bolsa de papel en la otra. Angelica, tan normal como siempre, estaba en el otro extremo de la correa, sentada pacientemente. A nuestro alrededor había compradores y peatones, cada uno con sus paraguas e impermeables, mirando a su alrededor con expresiones de miedo y ojos muy abiertos. Los sonidos fueron refrescantes después del silencio de la oscuridad, la lluvia cayendo y el murmullo de la conversación.
Lisa se puso de pie, y me guiñó un ojo mientras tiraba de la correa para que Angelica la siguiera a su lado. Nos unimos a la multitud de compradores desorientados.
Suponiendo que las cosas salieran según lo planeado, dejarían a Alec, sin un perro y se pondría ropa civil de la misma manera que nosotros. Perra, Brian y los dos perros harían la última parada en un casillero de almacenamiento cerca de los Muelles.
Dentro, se cambiarían a sus ropas civiles, se relajarían por unas horas dentro y dejarían el dinero allí para que el jefe lo recogiera. Después de tomar un descanso lo suficientemente largo como para que los héroes hubieran abandonado la persecución, harían su camino de regreso, al igual que lo hacemos nosotras.
“¿Todos salieron ilesos de esto?” Pregunté a Tattletale en voz baja. Estaba compartiendo mi paraguas con ella, por lo que hablar juntas en una especie de acurruco no se veía extraño.
“No hay lesiones o muertes para nosotros, para los héroes o para los transeúntes”, confirmó.
“Entonces es un buen día”, dije.
“Un muy buen día”, estuvo de acuerdo.
Con los brazos entrelazados, caminamos tranquilamente por el centro. Como todos los demás, estiramos la cabeza para seguir los coches de la policía y las furgonetas del ERP que se apresuraban hacia la escena del crimen con las sirenas aullando. Dos chicas que acaban de terminar sus compras, paseando a su perro.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]